El hasta entonces desaparecido ondea su saco al dron, el cual lo localizó en el desierto de Taklimakan.

Un hombre que perdió el rumbo en un peligroso desierto donde casi nadie sobrevive fue localizado por un dron, reportó el Diario de la Juventud de Beijing.

El sujeto, en sus 30, manejaba a lo largo de la carretera en el extremo sur del Taklimakan, en el noroeste de China, el domingo. El desierto, el más grande del país, es conocido como el “Mar de la muerte” por su entorno hostil.

Atraído por el maravilloso paisaje, el susodicho salió de su vehículo y se adentró en el lugar para observarlo de cerca. Sin embargo, mientras más se alejaba, finalmente no supo dónde estaba, según la policía del distrito de Qiemo, en la región autónoma Uigur de Xinjiang.

Eran las 2 de la tarde y la temperatura bordeaba los 30 grados; sin alimento agua, ni señal telefónica, el infortunado parecía destinado a lo peor.

Tras su desaparición, su amigo se comunicó con las autoridades. Los efectivos peinaron la zona alrededor de un kilómetro en su búsqueda, pero no hubo resultado. Luego, enviaron un dron capaz de volar por media hora seguida. Para soportar un largo tiempo de trabajo, la máquina llevaba consigo 5 baterías de reemplazo.

Tras una hora de labor, el dron localizó al hombre a 2 kilómetros de la autopista. Al ver al dispositivo, este ondeó su saco como se muestra en el video captado por el dron.

Un policía señaló que el aparato casi estaba sin energía cuando lo ubicó. Dado que no contaban con un equipo de comunicación, los guardias elevaron y bajaron el dispositivo varias veces para indicarle que se mantuviera en su posición y esperará el rescate.

Las instrucciones fueron seguidas al pie de la letra y el personal de socorro llegó a su encuentro.

La policía acotó que el desierto, como no tiene puntos de referencia, es muy peligroso para turistas que osen aventurarse en sus dominios.