Mientras trataban de dar con el muy buscado Planeta X en nuestro Sistema Solar, los expertos han dado con uno muy pequeño, denominado enano, 2,5 veces la distancia de Plutón.

2015 TG387 o “El Duende” es minúsculo, con solo 300 kilómetros de diámetro, y salió a la luz gracias a la labor de los astrónomos Scott Sheppard del Instituto para Ciencias Carnegie y sus colegas Chad Trujillo de la Universidad de Arizona del Norte y David Tholen de la Universidad de Hawaii, los mismos que se han lanzado a la casa del Planeta X.

En el momento de su vista, “El Duende” se encontraba a cerca de 80 unidades astronómicas (distancia entre la Tierra y el Sol), por ejemplo Plutón se halla a más o menos 39,5 UA dependiendo de su órbita elíptica. Sin embargo, la órbita de este nuevo planeta puede llegar a 65 UA, mucho más lejos que cualquier otro objeto conocido del Sistema Solar, excepto algunos cometas de largo período, y tarda 40.000 años en dar la vuelta al Sol una sola vez.

Según el equipo existe algo hasta 10 veces la masa de la Tierra, algo que tira de las órbitas de estos objetos “transneptunianos” hacia formas alargadas con su inmensa gravedad.

"Estos objetos distantes son como migas de pan que nos llevan al Planeta X", destacó Sheppard. "Mientras más encontremos de ellos, entenderemos mejor el sistema solar exterior y el posible planeta que creemos que forma sus órbitas - un descubrimiento que redefiniría nuestro conocimiento de la evolución del Sistema Solar”, subrayó.

Sin embargo, no todos coinciden con la existencia del Planeta X. A inicios de este año, un equipo propuso una explicación diferente para esas órbitas peculiares: un cúmulo de rocas que se empujaban en trayectorias extrañas. Pero, otros creen que hay "sesgos llamativos" en la detección de objetos transneptunianos.

Lo cierto es que ya sea real o no, el Planeta X ha dado como resultado una serie de hallazgos, incluido “El Duende”. El estudio ha sido remitido al The Astronomical Journal y está a la espera de su revisión.