Pese a que el proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea sigue su curso, este lunes cientos de canes y sus dueños salieron a las calles de Londres para pedir una nueva consulta sobre las condiciones del denominado brexit. El acto denominado “Wooferendum” contó con la participación de perros de todas las razas, con accesorios y pancartas alusivas.

En la movilización también participaron diputados y gente famosa que respalda la campaña “Voto del Pueblo”, impulsada por políticos de distintas agrupaciones que abogan por un segundo referéndum. El primero celebrado en junio de 2016, dio como resultado, por escaso margen, el retiro del país de la UE.

De acuerdo con los marchantes, el brexit traerá consigo falta de veterinarios, aumento en el costo de la comida de mascotas y la posible eliminación de los pasaportes europeos caninos.

La primera ministra británica, Theresa May, ha desechado la idea de realizar otra consulta puesto que según ella socavaría la confianza del electorado en la clase política. Sin embargo, la mayor parte de los partidos incluido el gobernante Conservador estarían a favor de otro referéndum si May no consigue un acuerdo satisfactorio con Bruselas.