En el marco de una reestructuración digital, el BBVA-Bancomer de México podría despedir a casi 1500 empleados, es decir alrededor de un 4 % de su plantilla, así lo adelantó la publicación mexicana El Economista. El primer banco del país obtuvo ganancias netas el primer semestre del año de 1210 millones de dólares, un aumento del 16% respecto al mismo periodo el 2017.

Todo comenzó hace dos semanas, con la reincorporación de varios trabajadores tras las vacaciones de verano, y por lo general en las sucursales. Pese a que la salida apunta a varios puestos, el más afectado es aquel de gerente administrativo, según explicaron al diario El País fuentes del sector.

Poco más de 4 de cada 10 dólares de ganancia global de la segunda mayor entidad financiera española provienen de México, sede de la cuarta parte de la plantilla mundial del grupo BBVA. Además, casi un tercio de sus operaciones en dicha nación ya se lleva a cabo a través de internet, aunque todavía está lejos del registro en mercados más maduros como España.

De enero a junio de 2018, sus ingresos crecieron un 12 %, mientras que los gastos lo hicieron pero a menor ritmo - 6,5 % - y gran parte de ese recorte se debe a los canales digitales. En esa misma línea, uno de sus rivales en el sector, el canadiense Scotiabank, anunció que en poco menos de 3 años el 90 % de sus operaciones serían digitales.

A la ronda de despidos del banco español mexicano se suma la iniciada en julio por otro gigante financiero en el país latinoamericano, Banorte, quien se deshizo de 500 empleados tras su fusión por absorción en una tendencia que al parecer continuará in crescendo en el rubro.