Padres observan a sus niños durante una clase de baile en Chengdu, provincia de Sichuan, en julio. XIAO YUYANG/FOR CHINA DAILY

Las clases de verano para niños chinos abundan y dan pie a una carga extra de trabajo, a medida que las escuelas reducen la cantidad de deberes, reveló un estudio.

La encuesta realizada por el Diario de la Juventud de China la semana pasada, mostró que cerca del 60 % de los padres desean que sus hijos mejoren en sus carencias a través de programas extracurriculares y más de la mitad de ellos los envían a clases para mantener el ritmo impuesto por otros hogares.

Liu Yuehan, una niña de 8 años en Beijing, asiste a 6 cursos durante el verano y seguirá con tal recargada rutina tras el inicio del nuevo año escolar.

La menor estudia inglés, matemáticas, baile, piano, dibujo y gimnasia de lunes a domingo con solo unas pocas horas libres cada día para hacer sus tareas del colegio y jugar.

"Sé que mi hija lleva una presión muy grande para su edad, pero no sé qué hacer. Existen muchas clases después del colegio y todos están inscritos”, comentó su madre, Wang Lijuan, al medio.

Añadió que la publicidad de estos talleres están por doquier: en el metro, en las paradas de autobús y en los elevadores.

"Todos a mi alrededor envían a sus pequeños a instituciones privadas de capacitación y no puedo evitar pensar que estaría fallándole a mi hija si no hago lo mismo”, subrayó.

Sun Liqiang, padre de un alumno de cuarto año en Shijiazhuang, provincia de Hebei, ha inscrito a su menor en clases particulares de inglés, piano y matemáticas.

"Debo ofrecer a mi pequeño esta oportunidad para ayudarlo a destacar entre sus compañeros y finalmente ingresar a una buena Universidad. Sé que está muy deprimido por no tener feriados, pero es mejor que asista a estos cursos que se quede sentado en casa todo el día con los videojuegos”, apuntó.

El 50 % de los participantes en el reporte también anotaron que gran parte de los niños que los rodean aceptan la carga con renuencia. Más del 65 % expresaron su deseo de que los progenitores cambien sus puntos de vista con respecto a la educación y sean menos ansiosos.

Yang Dongping, director del Instituto de Investigación en Educación Siglo XXI, señaló que quienes brindan cursos privados llenan el vacío cuando la calidad educativa falla. La única solución es disminuir la carga escolar para incrementar el rendimiento.

"En vez de culpar a las familias y empresas de clases extracurriculares por la situación, un análisis profundo del sistema educativo orientado a las pruebas en China sería el camino a seguir para brindar la libertad que requieren nuestros estudiantes”, recalcó el experto.