Tras dejar el despacho presidencial en Chile hace 5 meses, la socialista Michelle Bachelet se trasladará a Ginebra, Suiza, para asumir el cargo de Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, en reemplazo del jordano Zeid Ra'Ad Al Hussein, quien culmina su tarea a fines de agosto.

Cabe recordar que la exmandataria ya había ejercido un puesto en la organización como directora de ONU Mujeres entre 2010 y 2013, y ahora vuelve a las andadas después de ser nominada por el secretario general de la institución, Antonio Guterres, quien deberá ratificarla en la Asamblea este viernes.

Su relevo al mando del país sudamericano, Sebastián Piñera, le expresó su apoyo: “Le deseo éxito y sabiduría en este importante nuevo desafío, cuya tarea es ampliar y profundizar el compromiso de la comunidad internacional con los valores universales de la dignidad humana”.

En 2006, Bachelet fue la primera mujer en liderar Chile en 2006, para luego ubicarse al frente de ONU Mujeres y volver a la Moneda en 2014. En ese tiempo, su Administración incentivó grandes cambios en los sectores educativo, tributario o laboral. Sin embargo, pese a arrasar en los comicios con el 62 % de los votos, su popularidad pronto claudicó. Escándalos de corrupción y el bajo índice de crecimiento le jugaron una mala pasada y su periodo terminó con la fractura del centro y la izquierda, aliados inseparables contra Pinochet

Zeid Ra'ad Al Hussein, duro opositor del presidente estadounidense Donald Trump, Rusia y China, decidió no ir a la reelección en la agencia de la ONU luego de perder el respaldo de varias potencias. Después de 4 años, el jordano afirmó “en el actual contexto geopolítico”, seguir en esta labor “implicaría estar de rodillas” y aconsejó a su sucesor “ser justo y no discriminar a ningún país”.

Según el director ejecutivo de Human Rights Watch, Kenneth Roth, “de ser elegida, Bachelet asumirá una de las labores más difíciles del mundo dada la precaria situación de los derechos humanos en el planeta”, informó AFP.