Martín Vizcarra, Presidente de Perú, anunció este miércoles una reforma integral del sistema de justicia tras el escándalo que ha conmocionado al país acerca de unas grabaciones que ponen en evidencia un presunto tráfico de influencias y prevaricación de altos jueces y miembros del Consejo Nacional de la Magistratura.

Los diálogos implican al juez supremo César Hinostroza, al presidente de la Corte Superior de Justicia del Callao, Walter Ríos, y a tres consejeros del Consejo de Magistratura, institución encargada de designar y retirar jueces.

En un comunicado proveniente del Palacio de Gobierno de Lima, Vizcarra anticipó la creación de una comisión de "honorables expertos" que elaborará el proyecto de ley de la reforma. El documento se presentará al congreso el 28 de julio, día en que se celebra la independencia del Perú.

El presidente ya ha aceptado la petición que habilita al Congreso para destituir a los miembros del CNM mediante la aplicación del artículo 157 de la Constitución, contemplado para este tipo de graves situaciones, aunque reconoce que solo esta medida no será suficiente; "no hay tiempo que perder", declaró el mandatario, y destacó que su Gobierno pretende actuar con la rapidez y seriedad que el país reclama para hacer los cambios.

Por el momento y mientras la reforma es aprobada, Vizcarra exigió una profunda investigación y sanción a los jueces y magistrados implicados en el escándalo y negó nuevamente que conozca o se haya reunido con algunas de las personas o nombres que aparecen en las grabaciones de conversaciones telefónicas de los involucrados.

En los audios es posible escuchar a los funcionarios pactar una serie de intercambios de favores para promocionar a jueces y fiscales a cambio de prebendas y dinero e incluso arreglar sentencias para reducir la pena o incluso absolver al violador de una niña de 11 años.