157 fallecidos y 56 desaparecidos son las cifras que tienen a esta hora las autoridades locales como resultado de las lluvias que no dan tregua en Japón.

Las prefecturas de Hiroshima y Ehime han sido las regiones más afectadas. Allí, deslizamientos de tierra e innundaciones se han llevado casas a su paso y han dejado decenas de damnificados.

El primer ministro nipón, Shinzo Abe, ha cancelado su gira por Europa y Oriente Medio para coordinar personalmente las tareas de asistencia a las víctimas una vez que se desplace hasta la zona más afectada por la tragedia.

Unos 73.000 efectivos de las Fuerzas de Autodefensa, la policía y los bomberos continúan hoy las tareas de rescate, más de 23.000 personas siguen este martes evacuadas en refugios temporales y unas 51.000 viviendas se quedaron sin luz en seis prefecturas mientras que más de 260.000 hogares sufrieron cortes de agua en otras 13 durante la tarde del lunes, detalló el Gobierno nipón.

En 1982 Japón vivió una emergencia similar, en ese entonces las lluvias dejaron un total de casi 300 muertos.