Casi tres semanas después de resultar atrapados en la cueva Tham Luang, al norte de Tailandia, los 12 niños de un equipo de fútbol y su entrenador, fueron rescatados este martes sanos y salvos.

Los trabajos de rescate se iniciaron el pasado domingo y se vieron interrumpidos ese mismo día después de haber rescatado a 4 menores. El equipo de rescate debió abastecerse de nuevo con óxigeno para retomar labores al día siguiente.

Al día siguiente las labores de rescate se reanudaron dejando como saldo otros cuatro menores rescatados con éxito y posteriormente trasladados a centros asistenciales.

Por tercer día consecutivo y tras una intensa jornada, los buzos, liderados por las Fuerzas Armadas tailandesas, lograron evacuar a los restantes cuatro niños y su entrenador, un hombre de 25 años de edad.

Narongsak Ossottanakorn, portavoz del operativo, declaró durante las tareas de rescate que el operativo se llevaría a cabo en el menor tiempo posible, pues era necesario actuar antes de que las lluvias se hicieran presentes nuevamente en la zona.

La temporada de lluvias normalmente se extiende hasta octubre, lo cual hubiera implicado una espera de cuatro meses.