Turistas vestidas en trajes típicos coreanos frente al río Yalu en Dandong, provincia de Liaoning, el 1 de mayo.

La visita de Kim Jong-un reafirma la amistad de larga data de la República Popular Democrática de Corea con China.

El 25 de marzo, Zhou Linqing tomó el tren de Dandong, en la provincia de Liaoning, a Pyongyang, capital de la República Popular Democrática de Corea, para un encuentro con sus socios de dicho país, visible desde el río Yalu, una canal que fluye a través de la ciudad.

El viaje, que toma cerca de 7 horas, es por lo general tranquilo, pero en esta ocasión, el tren se detuvo de pronto por varias horas tras partir de Dandong. El sujeto originario de esta localidad fronteriza recordó que la máquina se mantuvo parada por un largo tiempo sin ningún tipo de explicación.

Tres días después, supo que en realidad dio pase a otra unidad que llevaba a Kim Jong-un de camino a Beijing para conversaciones con el presidente chino Xi Jinping en el primer viaje del líder norcoreano al extranjero desde que asumió el poder en diciembre de 2011. El mandatario también visitó Dalian en Liaoning en mayo.

Kim ahora acaba de realizar su tercer viaje internacional a Singapur el domingo para reunirse con su homólogo estadounidense, Donald Trump.

Turistas en el río Yalu en Dandong, provincia de Liaoning, el 1 de mayo.

De vuelta en Pyongyang, Zhou y sus socios norcoreanos, miraron un extenso reportaje sobre la histórica cumbre con Xi, que incluyó un apretón de manos entre ambos líderes sonrientes que rápidamente inundó las redes sociales.

"Presto mucha atención a la situación internacional con respecto a Corea del Norte porque los cambios pueden afectar directa e instantáneamente el comercio fronterizo, pero la reunión aún así me cayó de sorpresa. Puedo decir que mis socios sintieron lo mismo”, señaló el empresario de 54 años.

"No me malentiendan, fue en el buen sentido de la palabra. Mi compañero de negocios norcoreano dijo que el cruce de manos entre Xi y Kim merecía definitivamente una celebración y me ofreció un trago. Nos dio confianza en nuestras relaciones a futuro”, comentó, sentado en su oficina en la calle Gaoli en Dandong.

Mientras hablaba, Zhou miró de reojo a una clienta norcoreana, quien conversaba con uno de sus empleados sobre órdenes de compras de diferentes artículos. "Parece que necesita de todo", sostuvo.

Meseras vestidas con trajes típicos coreanos listas para recibir a los clientes en un restaurante en Dandong, provincia de Liaoning el 1 de mayo.

La calle Gaoli es uno de los lugares más populares en Dandong para que la gente de ambos países se encuentre y llegue a acuerdos comerciales. En el escritorio de Zhou, pequeñas banderas de China y Corea del Norte flanquean una colección de libros sobre Kim Il-sung, fundador de la República Popular Democrática de Corea y abuelo de Kim Jongun.

Impresos en Corea del Norte, les fueron otorgados por sus contrapartes norcoreanas. Zhou los ha estudiado, todos ellos escritos en chino, con la esperanza de encontrar indicios que lo ayuden a entender la mentalidad de sus líderes.

Mucha gente cree que es un lugar misterioso, pero Zhou no es uno de ellos. Viaja con frecuencia y para él es otro destino más con mucho potencial para los negocios.

"Las personas usualmente los mistifican, pero no tratan de entender. Por supuesto, es único en varias formas, como su sistema político y la manera en la que funciona el sector privado, pero siempre y cuando comprendas cómo caminan las cosas, el hacer empresa es lo mismo”, apuntó Zhou, dedicado al comercio fronterizo desde el 2008.

Un mujer mira una pintura al oleo a la venta en una zona comercial fronteriza en Dandong, provincia de Liaoning, que vende artículos de Corea del Norte. La zona ha bajado su actividad a raíz de las sanciones impuestas al país por la ONU el año pasado.

Las sanciones

En agosto y septiembre, el Consejo de Seguridad de la ONU impuso dos paquetes de sanciones a Pyongyang en busca de ejercer presión económica. Las penas suponían una prohibición a la exportación de carbón, hierro, plomo y mariscos, así como limitaciones a las importaciones del crudo y productos refinados derivados del petróleo. Además, se restringió el trabajo de norcoreanos en el extranjero. El organismo pasó una serie de resoluciones parecidas desde que el país llevara a cabo su primera prueba nuclear en 2006.

Como alguien especializado en suministrar maquinaria y servicios para el sector minero del país vecino, Zhou se sintió afectado. "Mi negocio sufrió el impacto y muchos dejaron de hacer negocios con Corea del Norte después de las restricciones”, anotó.

En diciembre, tres meses después de los castigos, el volumen comercial entre Beijing y Pyongyang era de $310 millones, un declive interanual del 50 %, según la Administración General de Aduanas.

Zhou alegó que el empresariado debe ser flexible para lidiar con Corea del Norte porque su economía se ve sumamente influida por el contexto internacional y es imposible predecir cuándo haya más penas. De acuerdo con el gobierno de Dandong, la ciudad cuenta con más de 600 firmas que comercian con el país del vecino.

Residentes de Dandong visitan la zona comercial el 15 de octubre de 2015 el primer día operativo.

Las buenas noticias para Zhou es que los residentes norcoreanos dependen en grande de los comercios pequeños para toda clase de bienes, pero el inestable suministro de electricidad a nivel nacional significa que los productos que no requieren energía son especialmente requeridos.

"Lo cierto es que la demanda crece y es imparable”, resaltó.

Con las rutas terrestres y fluviales directamente en conexión con Sinuiju, una ciudad muy cerca de la frontera, más del 70 % del comercio pasa a través de Dandong, según datos del gobierno local. Esto significa que la ciudad y su gente siempre se han visto afectados por los cambios en el escenario internacional con respecto a Pyongyang y lo que es más relevante siempre reciben el impacto.

El número de camiones que cruzan el puente de la amistad entre los dos países, inaugurado en 1943 y que conecta Dandong y Sinuiju, ha caído estrepitosamente desde que China implementó los mandatos de la ONU, señaló Zhang, un empresario transfronterizo de experiencia quien no quiso dar su nombre.

"Para la gente de Dandong, los cambios más evidentes son que no son jóvenes norcoreanas las que sirven en los restaurantes de capital mixto famosos por su cocina auténtica, además los mariscos norcoreanos ya no están disponibles en las mesas”, comentó este hombre de poco más de 50 años.

Turistas miran hacia Corea del Norte desde el río Yalu en Dandong.

Especulación

Zhang agregó que los locales han cedido a la especulación en algunas partes de China que Dandong pueda ser el futuro Shenzhen-urbe de la provincia de Guangdong donde nació la primera zona económica especial. Los rumores surgieron después de que Kim anunciara planes de desarrollo económico durante una reunión en su país el 20 de abril.

"Esta gente está muy exaltada. Necesitan venir a Dandong y mirar a lo largo del río Yalu de noche. Cuando vean la oscuridad de Sinuiju como resultado de la escasez de electricidad y el estado del puente, no creerán nada de lo que dicen los periódicos acerca de Pyongyang”, manifestó con una sonrisa en su rostro.

El nuevo puente de la amistad China-República Popular Democrática de Corea.

Para incentivar el comercio entre ambos países, se construyó una nueva infraestructura, llamada oficialmente Nuevo Puente de la Amistad China- República Popular Democrática de Corea, obra iniciada en 2011 y concluida en 2014. Sin embargo, la nueva estructura, 12 kilómetros río abajo con la base del antiguo puente de 940 metros, no ha sido inaugurada aún porque los trabajos de la pista que lo une a Sinuiju todavía no se han iniciado.

"Por el momento, el nuevo puente solo funciona como portador de luces; de hecho luce muy bonito con todos los colores en la noche. Hablemos de la apertura de Pyongyang, ¿cuándo los camiones podrán cruzar esta estructura tan cara?, se preguntó Zhang.

"Algunos de mis amigos creen en el frenesí y me han hecho preguntas acerca de la venta de propiedades en Sinuiju-son muy serios al respecto”.

Después de la última ronda de sanciones de la ONU, Yao Xing, de 28 años, parte de una nueva generación de empresarios en Dandong, viró su atención de la importación de diesel al sector turístico.

"Hemos visto un creciente interés entre los jóvenes chinos por visitar el país porque han escuchado hablar de él con frecuencia en las noticias en los últimos dos años y les da curiosidad. Pese a que el turismo no es ni la mitad de lo rentable que es la importación de diesel, el negocio está floreciendo”, afirmó.

Para ayudarlos a comprender mejor al vecino país, Yao y su equipo lanzó un servicio de suscripción en WeChat en febrero del año pasado y espera que más gente se una y que se den cuenta que no es tan difícil visitar Corea del Norte y que puede ser un viaje muy divertido.

"La creciente demanda significa que debemos reservar los boletos de tren de Dandong a Pyongyang al menos un mes antes ahora. Además, muchos consideran el viaje de una vez al día como una atracción en sí misma, pese a que la ruta de 220 kilómetros puede tomar hasta 7 horas debido a los chequeos de seguridad”, explicó.

Zhou afirmó que dadas las restricciones a lo largo de los años, el desarrollo social de Corea del Norte ha progresado en la última década. Él alienta a la gente a visitarlo y verlo con sus propios ojos.

"Claro que como todos en Dandong, seguiré de cerca el encuentro entre Kim y Trump porque tendrá un impacto en la ciudad de una u otra forma. Asimismo, espero que ambos estrechen las manos y que la ONU deje de apretar el botón de las sanciones, eso sí que tendría un efecto inmediato y beneficioso en mi compañía”, aseguró.