EE.UU. fue el único país que se mostró de acuerdo con la manera en la que Israel sorteó las protestas en Gaza. La actuación israelí dejó unos sesenta palestinos muertos. Por su parte, Estadaos Unidos culpó exclusivamente de la violencia al movimiento islamista palestino Hamás, que controla Gaza, y le acusó de utilizar a civiles como escudos humanos para tratar de llevar a cabo ataques..

Varios Estados miembros y la propia ONU, además, reclamaron una investigación independiente sobre lo sucedido ayer y exigieron a Israel que limite el uso de la fuerza. Aunque fuentes diplomáticas aseguran que EE.UU. impidió que el Consejo de Seguridad adoptase una declaración sobre los hechos, en la que se pedía una investigación imparcial.

Nikki Haley, embajadora estadounidense aprovechó para sentenciar que "aquellos que sugieren que la violencia en Gaza tiene algo que ver con el emplazamiento de la embajada de EE.UU. están sumamente equivocados".

Sin embargo los miembros del Consejo de Seguridad reiteraron su oposición al movimiento estadounidense e insistieron en que el estatus de Jerusalén sólo puede definirse en un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos.

Varios países, por su parte, dejaron en claro su malestar con el accionar de Israel y Estados Unidos. Primero Rusia, advirtió de que las "acciones unilaterales" estadounidenses están teniendo un impacto negativo sobre el terreno y desestabilizando aún más la situación.

De otro lado, Bolivia, por ejemplo, pidió que la Corte Penal Internacional (CPI) investigue "los crímenes cometidos" contra los palestinos durante las manifestaciones de las últimas semanas.

Francia, el Reino Unido, Holanda, Suecia y Polonia en una declaración conjunta expresaron que "el uso de la fuerza letal debe ejercerse con la máxima contención y solo como último recurso para proteger vidas".

Los estados árabes entre tanto dieron su respaldo unánime al embajador palestino, Riyad Mansur, quien criticó la inacción de Naciones Unidas ante el sufrimiento de la población civil.

Kuwait, el representante árabe en el Consejo de Seguridad, anunció que tiene previsto presentar una propuesta de resolución para que se ofrezca protección internacional a los civiles palestinos.

Israel, por su parte, defendió que lo que otros llaman manifestaciones son "disturbios violentos" en los que se está intentando penetrar en territorio israelí para causar daños.

"Hamás ha cometido crímenes de guerra no solo contra civiles israelíes, sino también contra su gente, convirtiéndolos en escudos humanos", dijo el embajador israelí, Danny Danon.