Los Institutos Confucio en América Latina ayudan a crear conciencia de la cultura china y profundizan la visión de China de construir una comunidad con un futuro compartido para la humanidad, afirmó un observador político argentino prominente.

En una entrevista con Xinhua, el experto en política pública y académico Patricio Giusto diijo que “los latinoamericanos en general saben muy poco acerca de China. Hay demasiado por aprender acerca de su maravillosa cultura milenaria.”

“Gradualmente, China está cambiando esto,” afirma Giusto, quien también lidera una firma consultora llamada Political Diagnosis.

“Es un proceso lento que tomará tiempo” debido a “la gran distancia geográfica y a que es demasiado diferente de occidente,” declaró.

Giusto, quien cuenta con una maestría en estudios de China de la Universidad de Zhejiang en China, cree que los intercambios culturales son la mejor manera de acercar a los pueblos de China y latinoamérica.

“La caligrafía, el arte, la filosofía y la música deberían ser los pilares fundamentales de la estrategia de China para difundir el conocimiento de su cultura en la región,” explica Giusto.

“Sin duda, a largo plazo, China será cada vez más atractiva y popular en Latinoamérica. Las celebraciones del año nuevo chino, que cada vez atraen más espectadores, son una clara muestra del atractivo cultural de China,” asegura.

Además, la visión de China de construir una comunidad con un destino compartido para la humanidad ha ayudado a estimular una mayor apertura de China y la creación de vínculos diplomáticos más estrechos con otros países en el mundo. La red latinoamericana de Institutos Confucio son una parte integral de esta perspectiva, afirma Giusto.

“Los Institutos Confucio son esenciales. Estos son los centros principales de la difusión cultural china en el extranjero,” asevera.

“En Latinoamérica, hay relativamente pocos (institutos) en comparación con otras partes del mundo, como Europa, Asia central y África. En Argentina, por ejemplo, solamente hay dos. Debería haber muchos más, ya que es el puente más directo y efectivo para que los extranjeros aprendan sobre China,” explica Giusto.

Para diciembre de 2017, había 525 Institutos Confucio y 1.113 cursos relacionados en 146 países y regiones, de acuerdo con estadísticas del sitio web oficial de la Sede Principal del Instituto Confucio. Cerca de 9,16 millones de estudiantes han estudiado en estos centros. Más de 12,7 millones de personas han asistido a los eventos organizados por los institutos.

“El gobierno chino debe tener en mente la importancia de una expansión más rápida de los Institutos Confucio en Latinoamérica,” concluye Giusto.