El presidente de Siria, Bashar Al-Assad, aseguró que el ataque de las fuerzas aliadas occidentales se basan en una campaña de “mentiras” y la desinformación en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Assad aprovechó una reunión con un conjunto de políticos rusos que se encuentran de visita en Siria para afirmar que las tres naciones atacantes de Occidente habían emprendido una campaña de “mentiras y desinformación” contra Rusia y Siria, y de paso ofrecer estas explicaciones a los medios de comunicación estatales.

El presunto ataque con gas venenoso la semana pasada en la ciudad de Duma, que provocó la muerte de más de 40 personas, de acuerdo con activistas de la oposición y rescatistas, fue el casus belli de los ataques por parte de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña. Por su parte, Assad y Rusia niegan haber utilizado armas químicas.

El Consejo de Seguridad de la ONU se ha visto paralizado en relación con el conflicto de siete años en Siria y en el uso de armas químicas. Rusia, un miembro permanente con derecho a veto, es un aliado cercano de Assad.

Por su parte,Vladimir Putin, presidente ruso, advirtió que nuevos ataques de las potencias occidentales contra Siria provocarían "caos" en las relaciones internacionales.

El primer mandatario ruso fue enfático durante una conversación con su homólogo iraní, Hasan Rohani, en que "si tales acciones, en violación de la Carta de Naciones Unidas, vuelven a producirse, provocarán inevitablemente caos en las relaciones internacionales", según un comunicado del Kremlin.

Los dos mandatarios "constataron que esta acción ilegal daña seriamente las perspectivas de una solución política en Siria", añade el texto.

Por otra parte, el canciller francés, Jean-Yves Le Drian, dijo en una entrevista publicada en el periódico Journal du Dimanche que "deberíamos unir nuestros esfuerzos para promover un proceso político en Siria que permita una salida a la crisis". Haciendo una clara invitación a Moscú a sumarse a los esfuerzos conjuntos por buscar una salida definitiva al conflicto.

Francia habla regularmente con Rusia a pesar de que las tensiones entre Moscú y Occidente han crecido. El presidente francés, Emmanuel Macron, habló con su homólogo ruso, Vladimir Putin, el viernes, horas antes de los bombardeos.