Vista desde la Torre Victoria de las casas del Parlamento y el London Eye, Palacio de Westminster, Londres.

Un desarrollador de propiedades británico espera combatir la escasez de viviendas en el Reino Unido con casas traídas desde China en conjuntos listos para ensamblar.

Trillium Homes Construction ha diseñado el primer prototipo británico de tales casas en un lugar en Watford, Reino Unido.

Se construyó utilizando un marco de acero de calibre ligero y otros materiales que llegaron desde China en dos contenedores. La compañía industrial de Shanghai Steel Fashion produjo los materiales.

Sam Sabrah, fundador de Trillium Homes, contó que espera que el gobierno utilice las casas para construir mobiliario asequible.

La necesidad de conseguir vivienda ha aumentado a mayor velocidad que la producción en el Reino Unido durante muchos años. Como resultado, los precios de las casas se han elevado en tal medida que la casa promedio ahora cuesta ocho veces más el salario mínimo.

“Tenemos una necesidad desesperada de casas en el Reino Unido, especialmente viviendas de interés social,” señaló Sabrah. “Pensé que en lugar de compañías que cobraran miles de libras por metro cuadrado y que tomaran de tres a cuatro meses para construir una casa, nosotros podríamos hacerlo más barato y más rápido.”

Sabrah aseguró que las casas prefabricadas pueden construirse en 40 días y costarían alrededor de 1.000 libras esterlinas (1.300 dólares) por metro cuadrado. Él estima que el total de los costos de construcción son 60% menos de lo que costaría una casa de ladrillo del mismo tamaño

El marco de acero y otros materiales de construcción son ligeros, en contraste con los páneles prefabricados. Esto quiere decir que las casas pueden construirse en diferentes tamaños y también pueden emsamblarse en bloques de apartamentos de seis pisos.

Shanghai Steel Fashion deberá proporcionar la maquinaria para que Trillium Homes pueda producir los marcos de acero en el Reino Unido, mientras que los demás materiales serán suministrados desde China.

Los materiales están siendo probados por la organización de ciencias de la construcción, el Establecimiento de la Investigación en Construcción, el cual es también conocido como BRE (por sus siglas en inglés). Se asegura que los materiales cumplirán con la reglamentación del Reino Unido.

John O’Brien, director adjunto del BRE para la construcción y la innovación, apuntó que las casas servirán como un “recurso fantástico para enfrentar la crisis mobiliaria”.

“Trillium está racionalizando y simplificando el proceso de construcción hasta convertirlo en algo que es fácil y que apenas necesita un mínimo de pericia para elaborarse,” así dijo O’Brien ante los reporteros en el parque de innovación del BRE en Watford.