El sistema de cooperación multipartidista y consultación política liderado por el Partido Comunista de China (PCCh), como sistema político básico de China, es un nuevo tipo de sistema partidista creciendo en suelo chino, el presidente chino Xi Jinping así lo afirmó durante su asistencia a la discusión del panel conjunto con consejeros políticos durante la Primera Sesión del XIII Comité Nacional de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino (CCPPCh).

Se trata de un gran invento en política creado por el PCCh, el pueblo chino, todos los partidos no comunistas y aquellos que no tienen ninguna afiliación política; así lo afirmó Xi, quien también es el secretario general del Comité Central del PCCh.

La connotación aleccionadora dentro de su elaboración sistemática de las grandes ventajas del sistema partidista de China ha ilustrado a todo el mundo.

Combinando teorías de partidos políticos marxistas con la realidad de China, el sistema partidista de China, después de décadas de progreso se ha caracterizado más por particularidades chinas y estilo distintivo.

Su superioridad proviene de su aspiración única y la misión de buscar la felicidad del pueblo chino; también de su ventaja que puede concentrar los recursos en lograr grandes empresas, así como también en su manera de impulsar el desarrollo social a través de la toma de decisiones científicas y democráticas.

El sistema elude los defectos del antiguo sistema partidista que representa solo a unos pocos o a intereses particulares y previene efectivamente los defectos de la ausencia de supervisiones en la legislación de un solo partido, o la rotación de poder y competencia sucia entre múltiples partidos políticos, afirmó Xi.

Este se aparta de otra debilidad del sistema partidista anterior, en la que la toma de decisiones y la gobernanza, reducida por intereses o diferentes partidos políticos, clases, regiones y grupos, dividen la sociedad, añadió.

“La discusión estándar en occidente ha sido por largo tiempo que una de las ventajas de la democracia occidental es que el sistema multipartidista evita que los partidos se fosilicen y se estanquen,” escribió en un comentario Martin Jacques, profesor emérito del Departamento de Política y Estudios Internacionales afiliado a la Universidad de Cambridge.

De hecho, el PCCh ha provado lo contrario: ha encontrado una manera de continuar rejuveneciéndose mientras que los partidos políticos de occidente se continúan alejando de la gente que buscan representar, añadió el académico.

La gente sabe cuál sistema es mejor y está en una mejor posición para decir cuál puede servir mejor a sus intereses, el sistema desactualizado y estancado o el nuevo y dinámico.

Arraigándose en la gente, el sistema partidista de China siempre ha representado los intereses fundamentales de toda la gente y llena sus aspiraciones.

China planea sacar al menos 10 millones de personas de la pobreza este año, el país se comprometió en el informe anual del gobierno entregado en la primera sesión de la XIII Asamblea Nacional Popular, añadiendo que los subsidios per cápita del gobierno para seguridad social básica para residentes urbanos no empleados aumentará 40 yuanes (6,3 dólares).

China lanzará un plan de renovación de 3 años dirigido al mobiliario en las áreas urbanas derioradas, comenzando con la construcción de 5,8 unidades este año, de acuerdo con el documento.

Estas cifras sirven como la mejor evidencia para probar que todo lo que el PCCh hizo por la gente, lo cual se encuentra en profundo contraste con la manchada democracia occidental mezclada con políticas sobre el dinero, oligarquía así como también en la política.

Algunos países todavía repiten ese libreto obsoleto de una democracia representativa occidental basada en elecciones que pone a la gente fuera del escenario y solamente se le llama cuando tienen una cita con las urnas.

Más y más occidentales han comenzado una introspección sobre los defectos del sistema occidental luego de que una competencia partidista escalara hasta una suerte de batalla política a muerte, el sistema político “tripartito” descendió hasta ser un juego de tronos, y la vetocracia resultó en un apagón del gobierno una y otra vez.

Lo que está detrás de estas manchas es la fuerte competencia de los partidos políticos que deberían cooperar en la búsqueda de intereses para su público.

George F. Will, un redactor de opinión, culpó a la baja eficiencia del gobierno en un artículo titulado “Cómo gastamos una gran suma de dinero de infraestructura – antes de que haya comenzado la construcción” publicado en el Washington Post.

“La nación que construyó el Empire State en 410 días durante la Depresión y el Pentágono en 16 meses durante la guerra, recientemente duró nueve años en expedir el permiso para la planta de desalinización de San Diego,” escribió.

Algunos académicos describen el sistema partidista occidental como un juego de rugby para debilitar los oponentes políticos para la victoria, mientras que el sistema chino como un coro conjunto de esfuerzos por el bien de mejores resultados.

El nuevo tipo de sistema partidista tiene como espíritu la cooperación, participación y consultación como su base y como naturaleza esencial la unidad, la democracia y la armonía, así revela el verdadero valor de la democracia socialista con características chinas.

Lo que el sistema de cooperación multipartidista y consultación política liderado por el PCCh busca es el máximo común denominador y el máximo terreno común entre el público a través del mecanismo basado en la consultación que recibe ideas y sugerencias de todos los ámbitos sociales en conjunto.

Más investigadores están descifrando ahora los secretos de porqué China es capaz de levantarse, enriquecerse y fortalecerse desde la perspectiva del sistema.

El nuevo sistema partidista de China, del cual los medios occidentales están al tanto, ha sido una precondición importante para el crecimiento del país y la capacidad de gobernabilidad y progreso social, y también una gran contribución a la civilización política de la humanidad.

El sistema político de China habilita al PCCh a desarrollar planes prácticos y a largo plazo mediante la unión y consultación de otros partidos políticos, y busca la ejecución de todos esos proyectos con esfuerzos concentrados, Luigi Gambardella, fundador y presidente de China UE, descifra las ventajas del sistema político chino.

Es bien sabido en todo el mundo que una China bien gobernada es de vital importancia dado el caos en la sociedad occidental. El sistema partidista de China, un nuevo modelo hecho en China, proporciona al mundo una refrencia sobre cómo cumplir con responsabilidad como partido político, así como una solución china a la pregunta sobre cómo buscar un mejor sistema político.