Recientemente circularon informes acerca de un trato injusto a los viajeros chinos en la tienda World Duty Free en el aeropuerto de Heathrow en Londres, comportamiento que ha provocado un firme rechazo en las redes sociales.

Al parecer el negocio, el mayor minorista del sector en el Reino Unido, ubicado en el terminal 2, aumentó la compra mínima para conseguir descuentos solo a los turistas chinos.

Estos debían gastar 1000 libras para recibir un cupón VIP del 20 % menos en futuras adquisiciones en el mencionado establecimiento, mientras que otras nacionalidades conseguían el mismo beneficio con solo abonar 250 libras.

CGTN reportó que el trato diferenciado salió a la luz el sábado cuando un usuario publicó el caso en su cuenta de Weibo y luego una revista virtual lo propagó en la misma red y en la aplicación de mensajería instantánea WeChat.

El empleado a medio tiempo en la tienda señaló que fue testigo de reglas distintas para los viajeros chinos, pero que no supo acerca de la política hasta que se quejó con el gerente quien explícitamente le indicó que la medida se aplicaba solo a los clientes con destino a China.

El esquema discriminatorio rápidamente se difundió en internet, generando descontento entre los ciudadanos chinos. En respuesta al incidente, World Duty Free emitió un “comunicado oficial” en su cuenta Weibo.

“Estamos agradecidos por los comentarios compartidos en las redes sociales hoy sobre nuestro descuento VIP”, decía la nota. “Lo hemos investigado de inmediato y hemos identificado un tema que ya hemos corregido con efecto directo. El programa es válido sin importar el destino de los clientes”.

Sin embargo, la firma todavía no ha ofrecido una disculpa al pueblo chino, lo cual aumentó aún más la indignación en las redes sociales. “Exigimos una disculpa y no solo un comunicado”, señaló un usuario de Weibo.

Asimismo, la tienda dio a conocer una promoción por el Año Nuevo Chino en Twitter: “Descubre los exclusivos lentes de sol Gucci por el Año Nuevo Chino”. La comunicación dio mucho de qué hablar, con muchos catalogándola de “racista” y solicitando una ”disculpa sincera” hacia el pueblo chino.

“Celebra el Año Nuevo Chino después de pedir perdón por discriminar a los clientes chinos”, comentó un internauta en Twitter. “Festejan el Año Nuevo Chino siendo racista con los consumidores chinos”, decía otro. “¡Qué vergüenza!”.

El tuit ha sido borrado, pero los ciudadanos chinos todavía esperan una disculpa.