La policía de la provincia de Zhejiang, en el este de China, anunció hoy que encontró dos pagodas de la Dinastía Qing que habían sido robadas y arrestó a 13 sospechosos.

Originalmente, las dos pagodas se encontraban en las Ruinas Xiwuan en Hangzhou, capital de Zhejiang. Los aldeanos notaron la desaparición de las pagodas en noviembre e informaron del caso a la policía.

Las pagodas fueron construidas en la Dinastía Qing y cada una pesa cientos de kilos.

El 8 de diciembre, la policía arrestó a un sospechoso identificado como Cai en su domicilio en la ciudad de Huzhou.

Cai confesó que contrató a doce personas para que le ayudaran a desmontar y transportar las pagodas hacia su casa y que planeaba venderlas.

Los otros 12 sospechosos también se encuentran detenidos, mientras las autoridades continúan la investigación.