El Comité Olímpico Internacional (COI) prohibió la participación de Rusia en los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang, en Corea Sur, por el caso de dopaje masivo de los deportistas del país. Sin embargo, permitió que quienes prueben estar libre de sustancias prohibidas compitan bajo una bandera neutral.

El exdirector del laboratorio de antidopaje de Moscú y quien destapó la existencia de un programa estatal para encubrir resultados positivos en las Olimpiadas de Invierno de Sochi 2014, Grigori Ródchenkov, se mostró complacido con la decisión de la organización..

"Estos deportistas invitados podrán participar, en individuales y en equipo, bajo la denominación de Atletas Olímpicos de Rusia, con el uniforme, la bandera y el himno olímpico en cualquier evento”, señaló el COI en una nota de prensa. Una comisión especial decidirá quién está apto para acudir a la justa, indicó su presidente, Thomas Bach.

Por su parte, el Comité Olímpico Ruso calificó el fallo de “un ataque sin precedentes contra la integridad de los Juegos Olímpicos y del deporte”.

Asimismo, el veredicto excluyó de cualquier intervención futura en eventos olímpicos al vice primer ministro ruso y antiguo titular de Deportes, Vitali Mutkó, por considerarlo responsable principal del dopaje institucional, así como al exviceministro de Deportes, Yuri Nagornij.

La indignación se apoderó de algunos legisladores rusos quienes tacharon la sanción de "humillación", de "inadmisible" la presencia de representantes rusos con bandera neutral e hicieron un llamado a boicotear la cita deportiva.

El presidente del ente olímpico ruso, Alexandr Zhúkov, se mostró más calmado y manifestó que hubo aspectos positivos. "El COI permitió competir a todos los deportistas rusos limpios en todas las modalidades deportivas", apuntó.