El grupo empresarial Zhejiang Geely Holding ha anunciado su plan de adquirir todos los negocios y activos de Terrafugia, una empresa estadounidense que busca construir automóviles volantes.

La compañía automovilística china no reveló la cantidad por la que se ha sellado el trato, que ha recibido la aprobación de todas las entidades reguladoras competentes de Estados Unidos, según señala en un comunicado publicado ayer lunes.

Geely ha prometido invertir en Terrafugia para que el automóvil volante se haga realidad.

"Este es un sector tremendamente emocionante. Creemos que Terrafugia está idealmente posicionada para cambiar la movilidad como actualmente la entendemos", destacó el presidente de Geely, Li Shufu.

Fundada en 2006, Terrafugia tiene como objetivo sacar su primer automóvil volador al mercado en 2019, y comercializar el primero del mundo con despegue y aterrizaje verticales hacia 2023.

Chris Jaran, recién nombrado director ejecutivo de Terrafugia, dijo que la expansión de las capacidades de investigación y desarrollo de la compañía será priorizada.

Anticipando la transacción, el equipo de ingenieros de Terrafugia en Estados Unidos fue triplicado en el último trimestre, con el apoyo de Geely.

De acuerdo con el comunicado, Terrafugia mantendrá su sede en EE. UU. y continuará enfocándose en su misión actual de desarrollar vehículos volantes.

Por su parte, Geely apuntó que creará más puestos de trabajo en el país norteamericano.

Con más de 60.000 empleados en múltiples países, Geely vendió más de 1,3 millones de vehículos en 2016, de los cuales los de la marca Volvo superaron las 530.000 unidades.