Una vendedora explica las ventajas de la carne de res procedente de Estados Unidos a un cliente en un supermercado en Shanghai.

Para fines de septiembre, las exportaciones de carne de res estadounidense a China alcanzaron las mil toneladas métricas, $12,5 millones, desde que se levantara la prohibición de compra en mayo, según la Federación de Exportaciones de carne de vacuno de Estados Unidos.

El país representa en potencia un mercado de $2600 millones para los productos de la nación americana por lo que el sector tiene aún un gran margen de expansión.

Expertos del sector, sin embargo, atribuyen el lento crecimiento a dos factores: la falta de oferta y los elevados precios.

La res que llega a China debe cumplir con estrictos requerimientos, entre ellos la ausencia de hormonas de crecimiento. Actualmente, los vendedores que acatan tales regulaciones no son muchos y el ganado con dichos estándares toma al menos 2 años desde que son terneros, indicó Pete Bonds, ranchero en Saginaw, Texas, y expresidente de la Asociación de Ganaderos del Suroeste y Texas.

Bonds manifestó que mientras toma tiempo desarrollar los productos específicos para el mercado chino también aumentan los costos.

"Esperamos poder exportar más reses a la clase media china, pero sin el uso de hormonas de crecimiento el valor será mucho mayor. Hoy en día, gran parte de la carne estadounidense se vende solo en ciudades grandes como Shanghai y Beijing", acotó.

El precio de venta del entrecot superior USDA es de cerca de $60 la onza en Shanghai, según reportes de la prensa.

"Es más un objeto de lujo en China en vez de ser una fuente de proteína diaria", destacó Bonds.

No obstante, los chinos son parciales en cuanto a la res estadounidense debido a su buen corte marmolado.

"El resto del mundo produce ganado alimentado de pasto, nosotros tenemos el lujo de darles maíz de 150 a 180 días para dar con el tipo jaspeado. La carne estadounidense es más jugosa, tierna y deliciosa”, afirmó Bonds.

Agregó además que estudios recientes revelan que la grasa marmolada es más sana que la de otra parte del ganado, similar al aceite de oliva.

S&S AgriSource, una empresa exportadora de carne de res de Houston, tantea el mercado. Ha traído carne de Sudamérica a China y está utilizando la red de distribución disponible para la carne estadounidense.

"Vemos gran entusiasmo por la res de Estados Unidos en China. Muchos están interesados”, apuntó Jane Shi, una especialista de compras en S&S AgriSource. "Tenemos precios para los distribuidores en China. Debido a su valor elevado todavía no han decidido ordenar, pero estamos cerca de cerrar algunos tratos”.

Shi anotó que en comparación con la carne sudamericana que trae a China, la del país norteamericano es de 3 a 4 veces más cara.

"La res estadounidense es deliciosa pero cuántos están dispuestos a pagar el precio, tenemos que averiguarlo”, recalcó Shi.

Con el tamaño del país, las probabilidades son irresistibles pese a lo oneroso de la empresa. S&S AgriSource se ha unido a una granja en Texas para criar unas cuantas cabezas de ganado que cumplan con las exigencias chinas. Quieren estar listos para cuando todo florezca.

Bonds tiene a su cargo varios ejemplares en su rancho dedicados al programa chino. Cuando adquieren terneros de él, tienen la opción de hacerlo del grupo chino o no.

Mientras muchos de los ganaderos locales todavía esperan a ver cómo va el mercado chino, Bonds avizora más y más gente uniéndose al programa chino.

"El último grupo que vino compró mil terneros y los llevaron a un centro de alimentación en Kansas. Los adquirieron con la intención de llevar carne de res a China”, contó Bonds.