Estados Unidos notificó el 12 de octubre a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés) que se retirará formalmente de la organización el 31 de diciembre de 2018.

La decisión refleja "las preocupaciones estadounidenses sobre los crecientes atrasos en el pago de cuotas en la Unesco, la necesidad de una reforma fundamental en la organización y la continua parcialidad contra Israel en la Unesco", dijo la portavoz del Departamento de Estado estadounidense, Heather Nauert, en un comunicado.

Estados Unidos buscará "seguir comprometido con la Unesco como un Estado observador no miembro", agrega el comunicado.