La Organización Internacional para las Migraciones informó que los traficantes de personas botaron el jueves a 180 inmigrantes frente a las costas de Yemen, cifra que se suma a otras 120 que corrieron con similar destino un día antes.

Por el momento se han logrado recuperar 5 cuerpos, mientras 50 almas continúan desaparecidos. Los 125 restantes fueron rescatados, agregó el organismo en una nota.

El primer grupo de 120 víctimas, somalíes y etíopes de unos 16 años en promedio en su mayor parte, fueron arrojados a las aguas muy cerca de la región yemení de Shabwa, desde donde buscaban llegar a otras naciones del Golfo. Alrededor de 50 murieron ahogados.

En un comunicado oficial, la jefa de la misión de la OIM en Yemen, Lauren de Boeck, apuntó: "Quienes sobrevivieron le dijeron a nuestros compañeros en la playa que el traficante los empujó cuando vio a miembros de la autoridad cerca de la costa". "También nos dijeron que el traficante había vuelto a Somalia para seguir con su negocio de llevar a más migrantes a Yemen por la misma ruta", añadió la funcionaria.

Según estimaciones de la ONU, desde inicios del año, unas 55 000 personas, 30 000 de ellos menores de 18 años, abandonaron el Cuerno de África para llegar a Yemen.