Más de 500 guardias de seguridad que laboran en la Universidad de Beijing han tomado los exámenes en un intento por conseguir una mejor educación y una mejor vida en los últimos 20 años. Algunos incluso han obtenido una maestría y se han convertido en profesores universitarios.

El jefe de seguridad de la reconocida casa de estudios, Wang Guiming, señaló que la mayor parte de los 500 guardias que trabajan actualmente en el campus tienen un grado académico. Muchos se han graduado y 12 poseen una maestría.

Uno de ellos, Zhang Juncheng, ingresó en la escuela de Derecho luego de prepararse por su cuenta para pasar las pruebas en 1995. Ahora es el director de una escuela vocacional en Changzhi, provincia de Shanxi, y tiene planes de fundar la primera universidad privada de la localidad en los próximos 10 años.

Otro ejemplo es Gan Xiangwei quien creció en una zona rural de la provincia de Hubei. Entró a trabajar en la Universidad de Beijing en 2007 y un año después inició sus estudios en el Departamento de Lengua y Literatura. Hoy en día es autor de libros y orador frecuente en eventos académicos.

Existe una broma que dice que cada guardia de seguridad es realmente un filósofo porque constantemente pregunta a la gente sobre sus identidades, orígenes y destinos. Sin embargo, detrás del humor yace un contraste entre su falta de educación formal y su alto nivel de inteligencia. Sus éxitos contribuyen en grande a revertir prejuicios.