Las energías eólica y solar están desempeñando un papel cada vez más importante en la garantía del suministro energético de China, gracias a su continua expansión a escala.

En 2022, la nueva capacidad instalada de energías eólica y solar llegó a los 120 millones de kilovatios (kW), y la capacidad instalada acumulada superó los 700 millones de kW al último día del año, según datos de la Administración Nacional de Energía.

Las energías eólica y solar representaron el 78 por ciento de la nueva capacidad instalada de China en 2022, por lo que han pasado a ser importantes generadores de energía para el país.

En el año pasado, la generación de energías eólica y solar recientemente incorporada constituyó más del 55 por ciento de la nueva producción energética de China.

La energía solar contribuyó notablemente al suministro estable de energía en las provincias con mejor infraestructura al respecto, como Jiangsu y Zhejiang, ambas en el este del país, durante los picos de consumo energético del verano pasado, señaló la administración.