Los ingresos de los chinos que superaron la pobreza aumentaron a un ritmo robusto del 14,3 por ciento interanual en 2022, según datos de la Administración Nacional de Revitalización Rural.

En este sentido, la tasa de crecimiento de este sector fue 8 puntos porcentuales más alta que la registrada en los ingresos disponibles per cápita de los residentes rurales, detalló la institución gubernamental.

El año pasado, la renta neta per cápita de los agricultores que abandonaron la pobreza alcanzó 14.342 yuanes (unos 2.118,4 dólares).

Las autoridades chinas han creado más empleos para los residentes rurales empobrecidos y desarrollado industrias con características locales en estas zonas, con el fin de aumentar sus ingresos.

China seguirá incrementando las oportunidades de empleo para este sector poblacional con más políticas de apoyo, destinadas a expandir la inversión efectiva y estimular la demanda interna, declaró esta semana Liu Huanxin, jefe de la administración.

Asimismo, se tomarán medidas para impulsar el desarrollo de la economía colectiva rural, como hacer un buen uso de la tierra y apoyar el crecimiento de las cooperativas rurales, precisó Liu.