El responsable del tiroteo en un supermercado Walmart en Virginia, Estados Unidos, donde murieron 6 personas, era un empleado de la tienda que luego del hecho se habría suicidado, reveló la Policía el miércoles en rueda de prensa.

Mark Soleski, jefe del servicio de Chesapeake, donde tuvo lugar el ataque, indicó que cuando los agentes llegaron, pocos minutos después de la primera llamada de emergencia, hallaron al tirador ya muerto por un disparo que, según ellos, él mismo hizo.

Asimismo, confirmo el fallecimiento de 6 personas, más el autor, y 5 heridos en hospitales de la zona.

Soleski explicó que el atacante utilizó una pistola y no ofreció más detalles sobre su apariencia física, salvo que era empleado de la cadena, sin especificar si era supervisor ni si estaba de turno al momento del hecho.

No obstante, hay quienes ya han confirmado tales detalles. Briana Tyler, una empleada de la tienda, declaró a ABC que su supervisor entró en la sala de descanso y abrió fuego.

"No dijo palabra alguna, nada, solo apareció y empezó a disparar", dijo Tyler, quien aseguró que no apuntó a nadie en especial sino al primero a la vista.

"Era el supervisor sobre el que todos tenían algo que decir”, añadió, y que "nada" indicaba que terminaría cometiendo un ataque de este tipo.

La llamada de alerta llegó a las 22.12 hora local del martes (03.12 GMT del miércoles), cuando el supermercado todavía estaba abierto.

Alrededor de 40 vehículos de emergencias arribaron al lugar en donde también se desplegó un gran operativo policial que continuó hasta la mañana siguiente.

"Los actos atroces de violencia no caben en nuestras comunidades", tuiteó el gobernador de Virginia, el republicano Glenn Youngkin, quien ordenó que las banderas del país y del Estado ondeen a media asta en memoria de las víctimas y sus familias.

Walmart, el mayor minorista de Estados Unidos, emitió una nota en la madrugada del miércoles en la que afirmaba estar "conmocionado por este trágico suceso" y que trabaja estrechamente con la policía para esclarecer el caso.

Los tiroteos en supermercados estadounidenses han aumentado en frecuencia en los últimos años.

En mayo, un adolescente mató a 10 personas, gran parte de ellas negras, en una tienda en Buffalo, Nueva York. El año pasado un tiroteo en un supermercado en Boulder, Colorado, también dejó 10 muertos. Y en 2019, un joven mató a 23 personas e hirió a otras 26 en otro local de Walmart en El Paso, Texas.

El número es alarmante, más de 600 episodios con armas de fuego en lo que va de 2022, de acuerdo con datos de Gun Violence Archive.