La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha ampliado el uso de la vacuna COVID-19 del fabricante chino SINOVAC Biotech para niños de 3 a 17 años, convirtiéndola en la primera y única vacuna en la Lista de uso de emergencia de la OMS recomendada para niños de 3 y 4 años, indicó el laboratorio el miércoles.

La CoronaVac formó parte de la nómina de la OMS el 1 de junio de 2021 para mayores de 18 años. Su uso ha sido aprobado en 60 países, regiones y organizaciones internacionales y para menores de 14 años en 60 lugares, según reveló un comunicado de SINOVAC. Un total de 2900 millones de dosis se han administrado a nivel mundial, agregó la nota.

Según la investigación clínica y datos reales, laCoronaVac mostró una seguridad sólida durante 6 meses en niños y jóvenes, dijo la compañía.

La CoronaVac es una de las tres vacunas inactivadas aprobadas en China para niños de 3 a 17 años; las otras dos son las desarrolladas por separado por el Instituto de Productos Biológicos de Beijing y el Instituto de Productos Biológicos de Wuhan, ambos pertenecientes al grupo estatal Sinopharm. China no ha aprobado vacunas fuera del método inactivado para dicha franja de edad.

El país inició la inmunización de menores en julio de 2021. A medida que aumentan los casos en algunas de sus principales ciudades, también crecen los temores de los padres sobre si sus hijos deben o no recibir vacunas de refuerzo para mejorar su protección contra la variante ómicron de rápida propagación.

Los productores chinos han realizado ensayos clínicos sobre la seguridad y eficacia de los refuerzos en los jóvenes y han enviado los datos a las autoridades correspondientes.

Sin embargo, las opiniones de expertos difieren sobre si es hora de implementarlos.

Tao Lina, especialista en sistemas de prevención y control de epidemias Shanghai, sugirió ofrecerlos al grupo de 3 a 17 lo antes posible en medio del incremento de contagios.

Sería mejor proporcionar vacunas basadas en tecnologías innovadoras como las de aerosol y proteína recombinante como refuerzos para los jóvenes que han recibido previamente inyecciones inactivadas, ya que la inoculación secuencial lograría un nivel de anticuerpos superior al del método inactivado, opinó Tao.

Un equipo de investigación dirigido por Lu Hongzhou, director del Tercer Hospital Popular de Shenzhen, también recomendó refuerzos para el grupo ya que su estudio clínico mostró que las vacunas podrían prevenir los síntomas de manera efectiva y acortar el tiempo para que los niños den negativo después de haber sido infectados.

ZhuangShilihe, experto en Guangzhou, declaró que la tasa de cuadros graves y muerte entre jóvenes por la COVID-19 es mucho más baja en comparación con la de los adultos de la tercera edad, por lo que la tarea urgente actual es promover el refuerzo entre estos últimos.

Según datos publicados por el gobierno de la Región Administrativa Especial de Hong Kong el 16 de noviembre, la tasa de mortalidad por COVID-19 entre las personas de 3 y 11 años inmunizadas se mantuvo en 0,01 % después de una tercera dosis; la tasa disminuyó del 0,03 % al 0,01 % entre los de 13 a 19 años. Mientras tanto, la mortalidad de los de 60 a 69 años vacunadas con dos inyecciones bajó de alrededor del 1,7 % al 0,5 % después de una tercera vacuna.