Un vehículo de conducción autónoma realiza una prueba en Beijing.

Beijing otorgó los últimos permisos de conducción autónoma a dos empresas de robotaxi: Baidu Inc y Pony.ai, los cuales permiten por primera vez la ausencia de un operador humano de seguridad en el asiento delantero en las vías públicas de la capital china, un paso más hacia la comercialización de la tecnología 100 % autónoma, dijeron los expertos.

Con el visto bueno de la oficina central del Área de demostración de conducción autónoma de alto nivel de la ciudad, ambas compañías ofrecerán hasta 10 unidades autónomas en cada zona designada de 60 kilómetros cuadrados en Yizhuang, un suburbio al sur de Beijing. Un operador humano irá sentado atrás para garantizar la seguridad.

En abril, tanto Baidu como Pony.ai recibieron luz verde para ofrecer servicios de robotaxi sin conductor en carreteras abiertas en Beijing sin un operador humano de seguridad detrás del volante. Sin embargo, en ese momento, uno de apoyo debía estar sentado en el asiento de pasajero delantero para tomar el control manual en caso de emergencia.

"El permiso es de gran importancia para acelerar aún más la comercialización a gran escala de la tecnología de conducción autónoma en el país", dijo Zhang Xiang, investigador del Instituto de Tecnología de Nueva Energía de Jiangxi, y agregó que otras ciudades de primer nivel como Shanghai y Guangdong en la provincia de Guangzhou seguirán a Beijing con ensayos similares en carretera en un futuro próximo.

Zhang pidió mayores esfuerzos para fortalecer la construcción de infraestructura de transporte inteligente como vehículos 5G o sistemas V2X que respaldan la transferencia de información del auto a partes móviles del sistema de tráfico como una forma de mejorar la eficiencia del tráfico.

China ha implementado una serie de políticas para promover el desarrollo y la comercialización de la tecnología de conducción autónoma. En agosto, Baidu obtuvo los primeros permisos del país para cobrar tarifas de robotaxi sin conductor humano en zonas establecidas en Chongqing y Wuhan, capital de la provincia de Hubei.

A principios de este mes, el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información y el Ministerio de Seguridad Pública dieron a conocer un borrador de pautas para ampliar las pruebas en carretera de vehículos autónomos a nivel nacional. China también publicó el primer proyecto de guía nacional sobre su uso como transporte público en agosto.

El mercado de taxis autónomos en China superaría los 1,3 billones de yuanes (181 600 millones de dólares) en 2030, esto es el 60 % del mercado de transporte compartido del país para entonces, según un informe de la consultora global IHS Markit.

Las pruebas continuas en las vías públicas, la flexibilización de las regulaciones y las reducciones de costos en la fabricación de vehículos autónomos ayudarán a acelerar su despliegue y comercialización, dijo Lyu Jinghong, analista de movilidad inteligente de la firma de investigación BloombergNEF.

Mientras tanto, Baidu informó el martes que sus ingresos sumaron 32 540 millones de yuanes durante el tercer trimestre, un aumento interanual del 2 %, esto es ganancias netas no GAAP de 5890 millones de yuanes, un incremento del 16 %.

Hasta el momento, las unidades autónomas de Baidu Apollo han recorrido más de 36 millones de kilómetros, y la compañía ha implementado servicios de taxi robotizado en más de 10 ciudades como Beijing, Shanghai, Guangzhou y Shenzhen.