El secretario general de la ONU, António Guterres, ratificó el miércoles el respaldo del organismo a la política de una sola China, tras las tensiones creadas por la visita de la presidenta del Congreso de EE. UU., Nancy Pelosi, a Taiwan.

Guterres dejó clara esta posición durante una conferencia de prensa con motivo del lanzamiento de un informe de su Grupo de Respuesta a la Crisis Global relacionado con la crisis de Ucrania.

"Nuestra posición es muy clara. Nos atenemos a las resoluciones de la Asamblea General, a la política de una sola China y esa es la orientación que tenemos en todo lo que hacemos", afirmó Guterres.

La Asamblea General de la ONU adoptó la Resolución 2758 en 1971, mediante la cual decidió restaurar los derechos legítimos de la República Popular China (RPC) en las Naciones Unidas y reconocer al Gobierno de la RPC como los únicos representantes legítimos de China ante la ONU.