El mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador, indicó que no participaría en la IX Cumbre de las Américas en junio próximo en Los Ángeles si Estados Unidos insiste en excluir a algunas naciones de la región, en referencia a Cuba, Venezuela y Nicaragua.

“No voy a adelantar, (pero) si se excluye, si no se invita a todos, va a ir a una representación del gobierno de México pero no iría yo. Iría el canciller (Marcelo Ebrard)”, destacó el gobernante en su rueda de prensa matutina

“…No quiero que continúe la misma política en América, quiero en los hechos hacer valer la independencia, la soberanía y manifestarme por la fraternidad universal. No estamos para confrontaciones, estamos para hermanarnos, para unirnos; y aunque tengamos diferencias, las podemos resolver cuando menos escuchándonos, dialogando, pero no excluyendo a nadie. Además, nadie tiene en derecho de excluir, que nadie excluya a nadie”, precisó.

López Obrador recordó haber propuesto a su par Joe Biden convocar a todos los países del continente y éste le contestó que lo analizaría.

Asimismo, rechazó que su eventual ausencia en el foro tenga un impacto negativo en la relación bilateral México-Estados Unidos.

“Somos países independientes y tenemos la relación de amistad y respeto. No creo que el presidente Biden lo tome a mal, estoy hablando de que él habla de un pie de igualdad y él ha sido siempre respetuoso. Además, todavía falta (tiempo) para la Cumbre y podemos llegar a un acuerdo. Pero sí, tenemos que unirnos todos, buscar la unidad de América”, recalcó.

Agregó que el canciller Ebrard aún no ha recibido respuesta de la Casa Blanca sobre la propuesta del Gobierno de México de invitar a todas las naciones.

Subrayó que en ediciones pasadas se invitaron a todos, por lo que ahora no tendría por qué ser distinto. “Yo sé, soy consciente de que hay grupos políticos en Estados Unidos que apuestan a la confrontación y que quisieran tener de rehenes a los pueblos de América Latina y el Caribe, como es el caso del bloqueo a Cuba, que es muy promovido por políticos cubanos que tienen mucha influencia en Estados Unidos”.

Afirmó que no debe existir confrontación en el continente y que pese a las diferencias en las posiciones y proyectos de los gobiernos de la región se tiene que priorizar el diálogo “y hermanarnos todos los americanos”.

Además recordó que “aunque se hizo en lo oscurito”, él mismo celebró un reciente acuerdo entre el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela y una empresa de Estados Unidos para la extracción de un millón de barriles de petróleo diarios.