La municipalidad de Tianjin, en el norte de China, anunció hoy jueves que intensificará las medidas de prevención y control de COVID-19 en las áreas de riesgo para disminuir el riesgo de la propagación del virus.

Las autoridades locales organizarán la entrada y salida de vehículos de las áreas afectadas y las personas fuera de las áreas de riesgo bajo control del gobierno tienen prohibido visitar esas áreas para entregar suministros.

La oficina municipal para la prevención y control de COVID-19 y los grupos dirigentes relacionados de las áreas afectadas se han comprometido a intensificar sus esfuerzos para garantizar la distribución de productos y suministros para las necesidades diarias de las personas.

Tianjin también ha reforzado las medidas para el control de tráfico para garantizar el paso fluido de los vehículos que transportan suministros antiepidémicos. Los conductores y repartidores que participan en la entrega de dichos suministros se deben proteger estrictamente y monitorear sus condiciones de salud diariamente, así como realizarse pruebas de ácido nucleico de rutina cada dos días. Para los conductores y repartidores, se debe evitar cualquier otro contacto que no sea no esencial.

La ciudad reportó 41 nuevos casos de transmisión local el miércoles, según un informe diario publicado hoy jueves por la Comisión Nacional de Salud.