Acabar con la disputa comercial Estados Unidos-China es la máxima esperanza para una recuperación pospandemia mundial a largo plazo, declaró un economista británico.

"Restaurar los fuertes lazos comerciales bilaterales Estados Unidos-China contribuiría bastante a recuperar la confianza económica", dijo David Brown, director ejecutivo del grupo consultor independiente, New View Economics, a través de una columna de opinión publicada en el diario South China Morning Post.

Con una desaceleración económica global prevista durante 2022 y los bancos centrales retirando los estímulos monetarios superexpansivos mientras endureciendo sus políticas contra la inflación, EE. UU. y China necesitarán nuevos recursos para mantener la confianza, señaló Brown.

"Si los flujos comerciales vuelven a incrementarse, el mundo tendrá más posibilidades de garantizar estabilidad y recuperación sostenida en el futuro", observó.

"Conforme el mundo vuelve a acumular inventarios para ponerse al día de los pedidos pendientes, el implulso al comercio mundial se desvanecerá y se necesitará un nuevo impulso", añadió.

El experto propuso "una solución que tendría un efecto inmediato en el crecimiento mundial este año", es decir, "que EE. UU. y China aparquen sus diferencias comerciales acelerando el flujo bilateral de las exportaciones".

"Ante las señales evidentes de que el comercio mundial se está desacelerando, es necesario que pronto se produzca algún tipo de avance", zanjó.