Mientras caminaba entre los cultivos, una enfermera británica encontró todo un tesoro: una pequeña biblia de oro, declaró al sitio estadounidense de arte My Modern Met el martes 16 de noviembre.

“Excavé 12 centímetros y estaba ahí, no creí que se tratara de algo especial”, relató Buffy Bailey de 48 años de edad.

La pieza mide poco más de un centímetro de largo y pesa unos 5 gramos. Fue hallada en una propiedad que se cree perteneció a un familiar de Ricardo III, monarca inglés y señor de Irlanda en el siglo XV, por lo que, según estimaciones tendría unos 600 años de antigüedad.

La miniatura dorada revela asombrosos grabados con detalles de un hombre y una mujer, presumiblemente San Leonardo y Santa Margarita, santos católicos.

Un pequeño orificio en su parte superior apunta a que se habría utilizado en un collar como dije.

Su diseño es similar a la joya de Middleham, otro colgante encontrado en la zona y que podría pertenecer al mismo artista anónimo.

El Museo de Yorkshire está evaluando el descubrimiento de Bailey, pero analistas consideran que su valor podría ascender a unos 130 000 dólares.