Kris Wu

El regulador de Internet de China señaló el martes el establecimiento de una lista negativa para evitar que el contenido vinculado con celebridades promueva valores distorsionados, entre ellos una estética anormal, escándalos y el inducir a la idolatría a ciegas o que promuevan el regreso de artistas con registros ilegales y no éticos.

El mismo día, la Asociación China de Artes Escénicas publicó la Novena Lista de advertencias para las actuaciones en vivo de 88 celebridades; como el chino canadiense Kris Wu Yifan, arrestado por cargos de violación; la actriz Zheng Shuang, multada para fraude fiscal o el actor Zhang Zhehan, quien visitó el santuario de Yasukuni relacionado con la guerra de Japón, una falta de respeto para con el público chino.

Desde su lanzamiento en 2018, estás advertencias han incluido 8 listas de 358 artistas en línea, además se les ha solicitado a los miembros de la asociación boicotearlos.

El aviso publicado por la Administración del Ciberespacio de China el martes enumeró 15 medidas en 4 áreas: Presentación de información en línea sobre celebridades, orientación de contenido, datos, gestión de cuentas y opinión pública. Los observadores aplaudieron la acción por establecer límites claros de la ley sobre comunicación en la red.

Las estrellas no deben inducir a los fanáticos a recaudar fondos ilegalmente o provocar conflicto entre grupos, dijo la nota y añadió que quienes estuvieron recientemente inmersos en esta clase de comportamiento no podrán revivir sus carreras.

Asimismo, apuntó que el regulador de Internet fortalecerá el apoyo al contenido positivo sobre celebridades y creará una lista negativa que prohíba notas sobre estética anormal, escándalos vulgares e idolatría a ciegas así como la difusión de información personal de otras celebridades.

Las plataformas deben poner las cuentas relacionadas con el artista en una gestión jerárquica, monitorear y establecer mecanismos de alerta para cuentas con una cierta cantidad de seguidores. Las que publiquen información sesgada o confusa que causen confrontación y manipulen a la opinión pública deberán ser castigadas.

Zhu Wei, investigador de comunicaciones en la Universidad de Ciencias Políticas y Derecho de China en Beijing, dijo que como figuras públicas, las celebridades cuentan con una mayor identidad social y poder de movilización que la gente común, por lo que deben asumir una mayor responsabilidad social y estándares morales.

La lista negativa aclarará aún más que cumplir la ley y la ética serán condición necesaria para ser figuras del entretenimiento y de otros rubros, destacó Zhu.

Así también, exhortó a los portales a asumir responsabilidad. Por ejemplo, la información que cause malestar general, como violación de la privacidad de las estrellas o casos de contravención de las leyes y comisión de delitos, así como conflictos entre seguidores, deben incluirse en el sistema de control de la opinión pública de las plataformas y estas deben dar a conocer la situación a las autoridades de manera oportuna.

El aviso del regulador ganó popularidad en la red social china, Sina Weibo, con un mar de internautas apoyando la medida. El tema “Regulación del contenido en línea vinculado con celebridades del entretenimiento" llegó a casi 60 millones de vistas al tiempo de emisión.

Algunos internautas sugirieron que los departamentos afines investiguen y sancionen las cuentas relacionadas y grupos de rumores en redes sociales, y algunos instaron a dar con figuras que respaldan el separatismo en Hong Kong o Taiwan.

El regulador anunció hace poco varias medidas de rectificación con pasos específicos para las partes involucradas en la industria.

Una nota del organismo en agosto pidió a las oficinas provinciales reforzar el control en medio del caos de los "círculos de fanáticos" y evitar que las plataformas vinculadas fomenten la adoración irracional de las estrellas.

Los principales portales se comprometieron en septiembre a limpiar el contenido vulgar en línea y negar a los artistas que no cumplan con las normas o la moralidad la oportunidad de regresar al foco público en medio de una campaña que busca abordar los problemas del sector del entretenimiento.