Best Buy reveló que se registran cada vez más robos en sus diferentes tiendas en Estados Unidos, algunos de ellos armados.

La cadena minorista de productos electrónicos señaló que los criminales ingresan en grupos a los locales para tomar mercadería y escapar con el botín.

“Son experiencias traumáticas y ocurren con mayor frecuencia en el país”, apuntó su directora ejecutiva Corie Barry en una aparición en CNBC.

Barry sostuvo que la situación no solo daña el inventario de la empresa, sino también su capacidad de retener al personal que obviamente no desea quedarse después de vivir momentos violentos, sobre todo cuando se habla de armas.

“Nuestros trabajadores quedan traumados y esto es inaceptable”, aseveró.

Gran parte de los hechos delictivos suceden en establecimientos de California, especialmente en San Francisco; sin embargo, es un problema a nivel nacional.

Otros comercios como Walgreens y Nordstrom también sufren los mismos ataques, según informaciones de Business Insider.