Un total de 8 construcciones de madera cubiertas con césped en el extremo norte de la isla canadiense de Terranova demuestra que los vikingos llegaron al Nuevo Mundo antes que Cristóbal Colón. No obstante, la fecha exacta de su asentamiento en L'Anse aux Meadows no estaba clara.

Gracias a un nuevo método de datación que utiliza una tormenta solar como referencia, los expertos terminaron con el misterio el miércoles.

Según el análisis, el lugar fue ocupado en el año 1021 después de Cristo, hace 1000 años, 471 antes del primer viaje de Colón, lo cual ofrece la evidencia más antigua conocida de un cruce transatlántico.

Asimismo, marca el lugar donde los humanos recorrieron el total de la circunferencia del mundo, miles de años después de ingresar al continente por el norte vía un puente que alguna vez conectó Siberia con Alaska.

Los vikingos eran marinos de las regiones escandinavas, hoy Noruega, Suecia y Dinamarca, con gran habilidad para la construcción de barcos y conocimientos de navegación. Llegaron a Europa en plan de colonización, para intercambios comerciales o saqueos, y se asentaron en Islandia y Groenlandia.

“Fue la primera sociedad humana en atravesar el Atlántico", indicó el geocientífico Michael Dee de la Universidad de Groninga en Países Bajos, líder de la investigación publicada en la revista Nature.

“Creo que es justo describir el viaje como uno de descubrimiento y una búsqueda de nuevas fuentes de materias primas", anotó Dee.

De acuerdo con muchos arqueólogos esa fue la principal motivación, especialmente nuevas fuentes de madera.

“Generalmente se cree que partieron de Groenlandia, donde la madera para la construcción es muy rara".

El nuevo método parte de la señal de radiocarbono distintiva que produce las tormentas solares en los anillos de crecimiento anual de un árbol. Se sabía que hubo una de gran tamaño en el año 992 después de Cristo.

Las tres piezas de madera examinadas, de tres árboles distintos, mostraban 29 anillos después de la que reflejaba la tormenta solar, esto significa que la madera se cortó en 1021, explicó la arqueóloga de la Universidad de Groninga Margot Kuitems, primera autora del estudio.

Por el momento no se sabe a ciencia cierta cuánto tiempo estuvieron en el lugar, aunque se estima que pudo ser una década o menos, con al menos 100 nórdicos en algún momento, apuntó Dee.