La conferencia "Intercambio de experiencias entre China y América Latina sobre objetivos de desarrollo sostenible" fue inaugurada ayer martes en Nanchang, capital de la provincia de Jiangxi, en el este de China.

En el evento se intercambiaron experiencias, lecciones obtenidas, y logros de China, América Latina y el Caribe en las prácticas para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas.

El embajador de Ecuador en China, Carlos Larrea, reconoció en su discurso los importantes logros obtenidos por China en la erradicación de la pobreza, en el combate contra el cambio climático, y en la respuesta global frente a la pandemia de COVID-19. También expresó la gratitud de Ecuador por el apoyo que brindó el gobierno chino para el oportuno suministro de vacunas.

"El 62 por ciento del total de dosis de vacunas provienen de China. Esto es importante para la pronta recuperación de la economía ecuatoriana, la erradicación de la pobreza y la lucha contra la desigualdad", agregó el embajador ecuatoriano.

Larrea subrayó que la pandemia de COVID-19 ha sido sin duda un inesperado obstáculo para la consecución de las metas de desarrollo sostenible. La comunidad internacional exige acciones concretas y efectivas para erradicar la pobreza y el hambre, mitigar el cambio climático, lograr la igualdad de género y llegar a alcanzar los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible. En el ámbito multilateral, Ecuador mantiene una presencia activa con este propósito.

La embajadora de Guyana en China, Anyin Choo, presentó las estrategias del país en desarrollo bajo en carbono y desarrollo de energía alternativa, así como medidas para reducir la pobreza. También señaló que, como un país caribeño con población limitada, Guyana aún enfrenta retos para lograr el desarrollo sostenible, especialmente a causa de la falta de fondos para hacer frente a los desafíos climáticos.

Yuan Dongzhen, subdirector general del Instituto de Estudios de América Latina de la Academia China de Ciencias Sociales, indicó que la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU cubre tres áreas principales, incluyendo economía, sociedad y medio ambiente, conteniendo 17 objetivos y 169 metas específicas. A su vez, China y América Latina y el Caribe tienen una posición común sobre la implementación de dicha agenda. Yuan sugirió que la cooperación se lleve a cabo entre gobiernos centrales y regionales, gabinetes estratégicos, empresas y sociedades, teniendo en cuenta la cooperación bilateral y multilateral.

Wang Peng, director de la Oficina de Investigación Teórica Integral del Instituto de Estudios de América Latina de la Academia China de Ciencias Sociales, señaló que el marco de políticas de desarrollo sostenible de China y América Latina y el Caribe ha sentado las bases para la cooperación entre ambas partes, y se han logrados resultados fructíferos en muchas áreas, entre las que se encuentran la energía limpia, los vehículos eléctricos, la agricultura, la protección ambiental, y la cooperación contra la epidemia.

En vista del alto grado de coincidencia entre las necesidades de ambas partes, todavía hay un gran espacio para la cooperación entre China y América Latina y el Caribe en el campo del desarrollo sostenible, añadió Wang.

Jiang Jinfa, presidente de la Academia de Ciencias Sociales de Jiangxi, señaló que la idea de que "las aguas lúcidas y las montañas exuberantes son activos invaluables" tiene connotaciones profundas. Dicho concepto ecológico ha hecho grandes contribuciones a la erradicación de la pobreza en la provincia de Jiangxi, y la experiencia acumulada tiene un importante significado referencial para hacer realidad el desarrollo sostenible en China, América Latina y el Caribe.

A su vez, ambas partes emprendieron una discusión profunda sobre temas como la reducción de la pobreza y la revitalización rural de China, la experiencia de América Latina y el Caribe en desarrollo sostenible, y las áreas de cooperación para el desarrollo sostenible entre China y América Latina y el Caribe.

El seminario internacional fue patrocinado conjuntamente por el Instituto de Estudios de América Latina de la Academia China de Ciencias Sociales, el Buró de Cooperación Internacional de la Academia China de Ciencias Sociales, y la Academia de Ciencias Sociales de Jiangxi.

Entre los que asistieron la reunión se encontraron los enviados diplomáticos de Ecuador, Guyana, Venezuela, República Dominicana, Panamá, Granada, Uruguay, Cuba, Barbados, Perú, México, y Surinam, entre otros países, y más de una docena de expertos y académicos del Instituto de Estudios de América Latina de la Academia China de Ciencias Sociales, la Academia de Ciencias Sociales de Jiangxi, y la Universidad Agrícola de Jiangxi.