El consejero de Estado y ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi, dijo hoy miércoles que el Tíbet se ha convertido en un vívido retrato del progreso de la democracia y los derechos humanos de China, y en una ventana importante para la apertura y la cooperación de China con el mundo.

Wang hizo las declaraciones en un evento especial de la cancillería que fue organizado para presentar al mundo a la región autónoma del Tíbet, ubicada en el suroeste de China. El evento, con el tema "China en una nueva expedición: un nuevo capítulo de desarrollo para un nuevo Tíbet feliz", contó con la presencia de enviados diplomáticos en China, así como de representantes de organizaciones internacionales en el país.

El consejero de Estado dijo que hace 70 años, gracias a los incansables esfuerzos del Partido Comunista de China (PCCh), el Tíbet logró la liberación pacífica.

Bajo la dirección del PCCh durante los últimos 70 años, personas de todos los grupos étnicos en el Tíbet se han unido y trabajado juntos para convertir a la región en un epítome del éxito del desarrollo de salto de China, un retrato vívido del progreso de la democracia y los derechos humanos de China y una ventana importante para la apertura y la cooperación de China con el mundo, dijo.

Wang afirmó que el Ministerio de Relaciones Exteriores apoyará al Tíbet para promover el desarrollo económico y social, expandir la apertura y la cooperación, construir una elevada civilización ecológica internacional, salvaguardar la seguridad, la estabilidad y la unidad nacional, y oponerse a cualquier intento de socavar la seguridad y la estabilidad en el Tíbet.

El canciller dijo que la apertura y el desarrollo de China siempre han estado vinculados estrechamente al mundo, y que China continuará compartiendo nuevas oportunidades con el mundo, trabajará con otros países para implementar la Iniciativa para el Desarrollo Global y continuará promoviendo la construcción de una comunidad global de desarrollo con un futuro compartido.