La falta de semiconductores para la industria automotriz a nivel global se prolongará al menos hasta el 2023, aun cuando las perspectivas económicas son favorables, estimó hoy martes el socio director del sector automotriz de IHS Markit, Guido Vildozo.

Al participar en el Foro Automotor 2021, de forma virtual en México, Vildozo recordó que los grandes proveedores de semiconductores se han orientado más hacia el sector de la telefonía celular y otros dispositivos móviles, por el auge motivado tras la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19).

"El impacto en semiconductores está con nosotros y va a estar con nosotros durante un buen tiempo", explicó el experto en el evento organizado por la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

"No vemos un ciclo de normalización hasta prácticamente 2023", sentenció.

Aun así, las ventas de vehículos ligeros a nivel global alcanzarían los 83 millones de unidades en el 2022, desde las 80,5 millones de unidades estimadas por IHS Markit para el presente año, explicó Vildozo.

En lo que toca a México, el pronóstico de ventas de la compañía de análisis es de poco menos de 1 millón de unidades al final del año, por la escasez de los componentes.

"Si no podemos tener mayor disponibilidad de producto (...) las probabilidades de que quedemos con un mercado debajo de 1 millón de unidades son bastante elevadas", indicó.

Según Vildozo, actualmente se tienen entre seis a ocho semanas de disponibilidad de semiconductores para la industria automotriz, pero el escenario a futuro es más bien pesimista, con posibilidad de un recrudecimiento.

La venta de vehículos nuevos en México se desplomó un 28 por ciento en todo el 2020 para ubicarse en su menor nivel en nueve años por la COVID-19, entre otros factores como la falta de componentes.

La AMDA estima colocar este año un poco más de 1 millón de nuevos vehículos, según sus cálculos más recientes.