El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, pidió este martes un consenso global para poner fin a la crisis de biodiversidad que amenaza la supervivencia de la humanidad.

"Nuestro experimento de dos siglos de duración con la quema de combustibles fósiles, la destrucción de bosques, áreas silvestres y océanos, y la degradación de la tierra, ha causado una catástrofe de la biosfera", dijo Guterres en su discurso a través de video en una conferencia de la ONU celebrada en China.

La 15ª reunión de la Conferencia de las Partes del Convenio sobre la Diversidad Biológica de la ONU, conocida como COP15, comenzó el lunes en Kunming, capital de la provincia suroccidental china de Yunnan.

Con el lema "Civilización ecológica: construyendo un futuro compartido para toda la vida en la Tierra", la primera parte de la reunión durará hasta el viernes, con actividades paralelas que incluyen foros sobre temas como el cambio climático y la conservación ecológica.

En la segunda parte de la reunión, programada para celebrarse el próximo año, se revisará y se tomará una decisión sobre el "marco global de biodiversidad posterior a 2020", un plan destinado a la conservación de la biodiversidad en la próxima década.

El jefe de la ONU agradeció a China por acoger la reunión para crear un marco, que identifica los objetivos para la acción urgente.

"Necesitamos acciones intensas", dijo, abogando por el apoyo al derecho legal de todas las personas, para hacer frente a los factores que provocan la pérdida de biodiversidad, para transformar los sistemas de contabilidad nacional y mundial, así como el apoyo a los países en desarrollo, incluyendo recursos financieros importantes y transferencia de tecnología, entre otros.

El jefe de la ONU calificó la intervención humana en la naturaleza como una "guerra suicida" y subrayó que "la estamos perdiendo".

"La tasa de pérdida de especies es de decenas a cientos de veces mayor que el promedio de los últimos 10 millones de años y se está acelerando. Más de un millón de especies de plantas, mamíferos, aves, reptiles, anfibios, peces e invertebrados se encuentran en riesgo, muchas en estas décadas", resaltó Guterres.

"El colapso del ecosistema podría costar anualmente casi tres billones de dólares estadounidenses hacia el 2030", dijo, haciendo hincapié en que su mayor impacto sería en los países en desarrollo.