Fotografía del 25 de abril de 2021 del Gran Bazar en Urumqi, capital de la Región Autónoma Uygur de Xinjiang, noroeste de China.

"¡Su historia es demasiado falsa!" Elijan Anayat, portavoz del gobierno regional de Xinjiang, aseguró durante una conferencia de prensa el lunes en respuesta a las acusaciones de un hombre que afirmó ser un oficial de policía en la región de Xinjiang y declaró a medios occidentales que más de 900.000 uygures están "detenidos" en Xinjiang y que la policía “los tortura”.

El lunes, Sky News publicó una entrevista con un hombre que se identificó con el nombre de Jiang y afirmó ser un oficial de policía en Xinjiang. El hombre le dijo a Sky News que los uygur “detenidos por centenas son transportados en trenes carcelarios abarrotados" y reveló detalles de "tortura y muertes" dentro de los centros de entrenamiento de Xinjiang.

"¡Después de escuchar las descripciones de este hombre, solo quiero decir que su historia es tan falsa!" afirmó Elijan durante la conferencia de prensa del lunes en respuesta a una solicitud de comentarios de Sky News sobre los comentarios de Jiang.

Elijan recalcó que el gobierno regional de Xinjiang está dispuesto a ayudar a verificar la identidad del hombre si recibiera más información para evitar que policías falsos engañen a los medios de comunicación.

El portavoz regional señaló que en 2019, un hombre llamado Baymurat Zumhai aceptó entrevistas de medios de comunicación extranjeros afirmando que trabajaba como asistente de policía en el condado de Qitai, prefectura autónoma Hui de Changji en Xinjiang. Este sujeto inventó historias sobre funcionarios de la aldea y agentes de policía auxiliares que abusaron del poder para condenar a tres hombres a la pena de muerte.

Después de una investigación, el gobierno regional de Xinjiang descubrió que Baymurat nunca trabajó como asistente de policía. Era un guardia de seguridad que trabajaba en un mercado en el condado de Qitai y fue despedido por mentir y violar las normas laborales. Después de salir de China, expresó su resentimiento difundiendo rumores sobre Xinjiang.

Elijan señaló que China es un país donde impera la ley y las instituciones de seguridad pública están trabajando en casos penales. La detención ilegal, el uso de la tortura para obtener confesiones u otros métodos coercitivos están prohibidos en China. Añadió que torturar a los detenidos, como se indica en las historias falsas de Jiang, nunca sucedería en China.

Los centros de formación profesional y educación en Xinjiang se establecen y administran de acuerdo con las leyes que protegen plenamente los derechos humanos y la dignidad de los aprendices. Elijan señaló que hubo muchos aprendices que aparecieron en conferencias de prensa para compartir sus historias en los centros y refutar las mentiras de los medios occidentales.

Previo a la entrevista de Sky News con el presunto oficial de policía, CNN también reportó la historia de Jiang y aseguró que el hombre había presentado sus uniformes, fotos y documentos para probar su identidad. Sin embargo, a excepción de una fotografía borrosa, CNN no mostró otra evidencia para "proteger la identidad del hombre".

Una de las razones por las que Jiang llamó la atención de los medios occidentales fue su participación como testigo en el "Tribunal Uygur", un pseudo tribunal y una farsa política organizada en Londres por un grupo de fuerzas anti-China y terroristas y separatistas de Xinjiang de China en junio.

Sin embargo, Jiang, bajo el nombre de Wang Leizhan, apareció a través de un enlace de video en la primera "audiencia" del "tribunal" para testificar. Jiang contó su historia en la que se le envió a Xinjiang para "arrestar" y "torturar" a los uygures. A juzgar por los videos de Sky News y CNN y los videos mostrados por el "tribunal", Wang Leizhan luce demasiado similar a Jiang, con exactamente las mismas gafas de sol, máscara facial y el mismo "uniforme".

El 3 de septiembre, una cuenta de Twitter con el nombre de "Nacar Hoshur" publicó algunos documentos y recibos que muestran el dinero entregado a "testigos expertos", "testigos de hecho" y a "Wang Leizhan". Entre el total de 100.700 libras de "costos de testigos", los "testigos expertos" recibieron 40.000 libras, los "testigos de hecho" 17.700 libras y Wang recibió 43.000 libras.

Los expertos explicaron que a veces los testigos pueden ganar un poco de dinero para subsidiar los costos de transporte o para cubrir su pérdida de tiempo de trabajo, pero la cantidad sería pequeña ya que obtener ganancias de los testimonios dañaría gravemente la credibilidad del testigo.

En cuanto al dinero entregado a los "testigos" para el "Tribunal Uygur", se paga a los actores que actúan como "testigos" para escenificar una actuación política. A juzgar por la situación actual, algunos separatistas extranjeros no estaban satisfechos con las altas ganancias de Jiang.