La revisión de contratos para la adquisición de más vacunas por parte de los países ricos impacta de manera negativa en las naciones participantes del Fondo de Acceso Global para Vacunas COVID-19 (COVAX), señaló el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una rueda de prensa virtual junto al presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier.

No obstante, agradeció el compromiso del G7 de una ayuda de 7500 millones de dólares al mecanismo, aunque la financiación no es lo único que cuenta.

El dinero “no sirve de nada” si al inicio de las campañas de inoculación, cuando las dosis no satisfacen la demanda global, los países de renta alta toman todo para sí.

“Si no podemos comprar vacunas, el capital es inútil. Algunos países industrializados están comprando más dosis y en consecuencia los contratos con COVAX se están viendo afectados”, recalcó.

Tedros exhortó a las naciones a que analicen con profundidad, “antes de pedir más dosis a los productores”, si la decisión “no tiene efectos negativos en las vacunas de COVAX”, añadió.

Por su parte, Steinmeier precisó: “los recursos financieros son necesarios, pero no son vacunas”.

Tedros insistió en la importancia de proteger al mundo, porque la pandemia sólo claudicará cuando caiga en todas partes.

Steinmeier indicó que “no es razonable vacunar sólo a los vulnerables de un país”, se debe actuar “globalmente”: Por “humanidad” y “moral”, pero “también en nuestro propio interés”.

“Una campaña de vacunación global es clave para todos, incluso para los países ricos. Socavar Covax no sólo es un problema para los no inmunizados, también lo es para quienes ya han recibido la vacuna”, explicó el jefe de la OMS haciendo referencia a posibles variantes resistentes a las vacunas.

Tedros reconoció el deber de los gobiernos primero con sus ciudadanos, pero reiteró que se debe enfatizar que no sólo basta con ellos, es “mejor proteger a todo el mundo”.

En ese sentido, el director de la OMS solicitó un “incremento significativo” de la producción de vacunas “tan rápido como sea posible” para “poder volver a la normalidad”, y abogó por la cooperación entre farmacéuticas, pero no tocó el tema de eliminar las patentes excepcionalmente para lograr una producción masiva y barata.

COVAX es un mecanismo organizado por la OMS, la alianza para las vacunas GAVI y la Coalición para la Promoción de Innovaciones a favor de la Preparación ante Epidemias a fin de garantizar el acceso equitativo a las vacunas. Hasta el momento, posee 330 millones de dosis en nombre de 140 países.