El grupo de 3 a 17 años, actualmente no incluido en la campaña de vacunación, pronto será elegible, así lo anunció Liu Jingzhen, presidente de la farmacéutica china Sinopharm.

Los resultados de los ensayos clínicos que involucran a la población más joven no han mostrado "diferencias tangibles" con los datos del de las personas de 18 a 59 años, señaló Liu en una entrevista con la Televisión Central de China el domingo.

"Creemos que las personas de 3 a 17 años pronto podrán vacunarse”, reiteró.

El programa de inmunización de emergencia iniciado en China desde julio estuvo dirigido a personas de 18 a 59 años en profesiones de alto riesgo.

Luego, el círculo de receptores se amplió para cubrir a todas las personas de 18 años o más, tras la obtención de la primera aprobación de mercado condicional del país para vacunas COVID-19 a fines de diciembre a una candidatada inactivada del Instituto de Productos Biológicos de Beijing, administrada por Sinopharm.

La otra, también inactivada, fue desarrollada por el Instituto de Productos Biológicos de Wuhan de Sinopharm en Wuhan, provincia de Hubei, China central. La misma aún se encuentra en revisión por el principal regulador de medicamentos del país, dijo Liu.

Según la compañía, se han inyectado más de 43 millones de dosis de estas dos vacunas en el mundo, incluidas 34 millones en China.

"La capacidad de fabricación anual de Sinopharm alcanzará los 1000 millones de dosis este año, lo que es suficiente para abastecer al mercado", dijo.

Mientras tanto, la firma estudia una vacuna de proteína recombinante que utiliza una parte específica del virus, como la proteína de pico del antígeno, para provocar una respuesta inmune.

En comparación con la inactivada que usa virus debilitados, Liu sostuvo que es probable que este nuevo tipo sea más eficaz y de más fácil producción.

Esta entrará en fase de ensayos en humanos en breve. "Una vez que logremos desarrollarla, la escala de producción posiblemente crecerá exponencialmente", estimó.