El movimiento QAnon, asociado a los disturbios en Washington perdió 70 000 cuentas afines en Twitter, así lo anunció la red social el lunes y al parecer no será la única plataforma en hacerlo.

Previamente Amazon, tras Apple y Google, había quitado Parler de sus servidores de descarga, una red social tomada por partidarios de QAnon y del presidente Trump, bajo la acusación de incitar a la violencia tras el asalto al Capitolio.

Ya desde el viernes, Twitter había suspendido “de manera permanente” 70 000 cuentas asociadas al grupo de extrema derecha, el mismo día que bloqueara la del mismo Donald Trump.

“Las cuentas compartían a gran escala contenido perjudicial relacionado con QAnon y se dedicaban principalmente a la propagación de teorías conspirativas”, argumentó la red social en una nota, agregando que muchas personas tenían más de un perfil.

Por su parte, Facebook apuntó el lunes que no reactivaría la cuenta de Trump y que retiraría todos los mensajes con la frase “Detengan el robo”, que el republicano ayudó a difundir en la red, en referencia a las imputaciones de fraude electoral contra los demócratas.

El cofundador de Parler John Matze declaró el domingo en Fox News que llevará tiempo volver a operar. “Haremos lo necesario para regresar a la red lo más pronto posible, pero todos los proveedores contactados nos rechazan si Apple o Google no lo aprueban”. Es difícil dar con “300 a 500 servidores informáticos en un día”.

En sus inicios, la red parecida a Twitter, atrajo a usuarios conservadores, algunos de extrema derecha, pero recientemente la empezaron a usar republicanos más tradicionales, como los presentadores de Fox News Sean Hannity y Tucker Carlson o la gobernadora de Dakota del Sur, Kristi Noem.

No obstante, la suspensión de las cuentas de Trump en Twitter, Facebook, Instagram, Snapchat o Twitch, disparó el número de sus usuarios.