Japón acaba de detectar una nueva variante de coronavirus diferente a la de Gran Bretaña y Sudáfrica. El descubrimiento llega en un momento en que los casos continúan a la alza en el país asiático.

Según la emisora pública NHK, el Ministerio de Salud informó que la nueva cepa se encontró en cuatro personas que llegaron al aeropuerto Haneda de Tokio el 2 de enero.

Tokio ya se encuentra en estado de emergencia desde el 7 de enero, ya que según el primer ministro Yoshihide Suga, "la situación se ha vuelto cada vez más preocupante".

Anteriormente, cinco personas que regresaban del Reino Unido dieron positivo por una nueva variante de COVID-19 que se está propagando en Gran Bretaña. Se dice que la nueva cepa es más contagiosa, sin embargo, todavía no hay evidencia de si es más mortal, aclaró el director del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas, Takaji Wakita.

Japón ha registrado hasta ahora 290.985 casos de coronavirus y 3.870 decesos, según cifras de la Universidad Johns Hopkins. El gobierno ha prohibido temporalmente la entrada de extranjeros no residentes para contener la propagación de la infección.