El nuevo grupo de casos de COVID-19 reportados durante el fin de semana en Beijing no está relacionado con el reciente brote en Hebei, en el norte de China, basada en la secuenciación del genoma completo del virus, reveló un alto funcionario de la capital en una conferencia de prensa el lunes.

Pang Xinghuo, subdirector del Centro de Beijing para el Control y la Prevención de Enfermedades, señaló que Beijing registró dos casos locales confirmados y cinco casos asintomáticos el sábado y el domingo. Todos pertenecen a una familia que vive en la aldea de Lianzhuangcun en el distrito de Shunyi.

La fuente del virus del nuevo grupo es muy similar a la de la infección del grupo anterior en el distrito. Por tal razón, es muy posible que provengan de la misma cadena de transmisión, advirtió.

Este brote no está relacionado con las infecciones recientes encontradas en las ciudades de Shijiazhuang y Xingtai en la provincia de Hebei, agregó.

Según el centro, 432 contactos cercanos de los nuevos casos reportados durante el fin de semana están ahora en cuarentena y todo su espacio vital ha sido desinfectado.

La aldea de Lianzhuangcun donde ocurrió el brote fue designada el lunes como área de riesgo medio.