Mujeres migrantes trabajan en máquinas de coser en una fábrica local en la ciudad de Huaibei, provincia de Anhui, 15 de julio de 2020.

China ha logrado avances en materia de alivio de la pobreza al brindar oportunidades de empleo, destacaron altos funcionarios en una conferencia de prensa en Beijing el jueves.

La cantidad de trabajadores migrantes de áreas o regiones afectadas por la pobreza que anteriormente figuraban como empobrecidas aumentó a alrededor de 29,7 millones a finales del mes pasado, con respecto a los 15,3 millones en 2016, así lo revelaron cifras del Ministerio de Recursos Humanos y Seguridad Social. El aumento representa un 8,9 por ciento anual.

Li Zhong, viceministro de recursos humanos y seguridad social, comentó en la conferencia de prensa, que fue organizada por la Oficina de Información del Consejo de Estado, que crear más puestos de trabajo para las personas empobrecidas y alentarlas a encontrar trabajo ha sido la forma más eficaz de ayudarlos a salir de la pobreza.

“Hemos enfatizado el empleo de estas personas empobrecidas perfeccionando las políticas de empleo para ellos y organizando cursos de formación para mejorar sus habilidades laborales”, señaló.

Li reveló que más del 90 por ciento de los 90 millones de personas en China que habían sido catalogadas como empobrecidas han recibido apoyo del gobierno, financieramente o mediante diversas políticas.

Por ejemplo, en los últimos cinco años se organizaron casi 33.000 talleres en zonas afectadas por la pobreza en todo el país y estos produjeron 410.000 jefes de equipo, sentando una base sólida para el desarrollo sostenible de las zonas.

Li confirmó que el gobierno intensificará el trabajo de alivio de la pobreza impulsado por el empleo a medida que la lucha para eliminar la pobreza absoluta para fin de año se acerque a la meta.