Aviones Boeing 737 Max estacionados en las instalaciones de producción de la compañía el miércoles en Renton, Washington. La Administración Federal de Aviación de EE. UU. Autorizó el despegue del 737 Max después de casi dos años en tierra.

La autoridad de aviación civil de China anunció el jueves que aún no ha fijado una fecha para que el Boeing 737 Max vuelva a volar en los cielos de China, a pesar de que su homólogo estadounidense ha dado luz verde a la operación del avión en Estados Unidos.

El miércoles, la Administración Federal de Aviación de EE. UU. autorizó el despegue del 737 Max después de casi dos años en tierra luego de que dos accidentes dejaran 346 víctimas fatales.

El avión de inmediato recibió la orden de permanecer en tierra en todo el mundo después de que un avión de Ethiopian Airlines se estrellara tras seis minutos de vuelo desde Addis Abeba en marzo de 2019, menos de cinco meses después de que otro Boeing 737 Max de Lion Air de Indonesia se hundiera en el mar de Java en octubre de 2018.

China, con una flota de 97 aviones Boeing 737 Max, ancló a tierra los aviones el 11 de marzo de 2019, el primer país en hacerlo tras los accidentes.

Con la aprobación de la FAA, la primera aerolínea en volar el avión será American Airlines, que ha programado un vuelo de ida y vuelta 737 Max desde Miami al aeropuerto La Guardia de Nueva York el 29 de diciembre. United Airlines espera programar vuelos en el Max a fines de enero o febrero.

La aprobación de la FAA solo cubre vuelos domésticos de EE. UU. operados por American, United y Southwest Airlines. Los vuelos hacia o dentro de otros países, como China y Canadá, necesitarán la aprobación adicional de sus reguladores de aviación civil.

La Administración de Aviación Civil de China indicó el jueves que no ha habido cambios en su posición con respecto a finales de octubre, cuando Feng Zhenglin, director de la administración, aclaró en una conferencia de prensa que China tendrá que asegurarse de que se han hecho modificaciones seguras y confiables antes de considerar permitir que los aviones regresen al espacio aéreo chino.

Al respecto, se mencionó el cumplimiento de tres condiciones: los diseños actualizados deben pasar la inspección de aeronavegabilidad; los pilotos deben recibir una formación adecuada; y la causa de los accidentes debe ser clara y deben realizarse modificaciones que hayan demostrado ser efectivas.

El ingeniero experto Shu Ping, director del Instituto de Seguridad de Aviación de la Academia de Ciencia y Tecnología de Aviación Civil, comentó que la aprobación de Estados Unidos es una base para la discusión sobre que China permite que el avión con problemas vuelva a transportar pasajeros.

"Sin embargo, la aprobación de la FAA de Estados Unidos no significa que otros países deban hacer lo mismo", aclaró Shu.

El ministro de Transporte de Canadá, Marc Garneau, adelantó que el 737 Max permanecerá en tierra hasta que se cumplan varios requisitos.

La orden de aprobación de la FAA estipula que antes de que el avión pueda volar, la agencia debe aprobar los procedimientos de entrenamiento de pilotos para cada aerolínea estadounidense que lo opere; los aviones deben actualizarse con software crítico; y sus computadoras deben cumplir con las especificaciones de la FAA.

Los investigadores descubrieron que una característica de seguridad destinada a evitar que el avión subiera demasiado rápido y se estancara había forzado incorrectamente la nariz de la aeronave hacia abajo a pesar de los intentos de los pilotos por corregirlo, ocasionando los accidentes.

Se espera que cuando el 737 Max, el avión más vendido de la flota de Boeing, vuelva al servicio, se enfrente a un mercado de viajes aéreos diezmado por la pandemia de COVID-19.