Los aranceles y un ambiente de negocios incierto han provocado caídas precipitadas en las exportaciones de EE.UU. a China en los últimos dos años, pero China sigue siendo uno de los principales mercados para los exportadores de EE.UU., según un estudio publicado el miércoles por el Consejo Comercial EE.UU.-China.

Las exportaciones de bienes a China cayeron por segundo año consecutivo, mientras que sólo alrededor de un tercio de los distritos congresionales de Estados Unidos aumentaron sus exportaciones de bienes a China.

"Muchos todavía no fueron capaces de recuperar las pérdidas acumuladas desde el comienzo de la guerra comercial", indica el estudio.

Las exportaciones de bienes estadounidenses a China se contrajeron el 11,4 por ciento en 2019 para un total de 104.800 millones de dólares después de una reducción de más del 7 por ciento el año anterior, según el estudio.

Las exportaciones de servicios han estado creciendo, pero a un ritmo "lento" en comparación con años anteriores, reza el estudio. De 2016 a 2018, tales exportaciones a China crecieron un 2 por ciento en promedio, en comparación con más del 18 por ciento en promedio de 2009 a 2016.

"Desde los centros industriales que fabrican productos hechos en Estados Unidos para la exportación, a las comunidades del interior donde la agricultura es el sostén local, la caída de las exportaciones a China ha tenido un impacto real y negativo en las vidas de las personas", dijo el presidente del consejo, Craig Allen.

"Desde las langostas de Maine hasta el petróleo de Texas, estas exportaciones representan cheques de pago para miles de estadounidenses en todo el país e ingresos impositivos para los Gobiernos locales", dijo Allen, cuya asociación comercial representa a más de 200 empresas estadounidenses que hacen negocios con China.

A pesar de la caída de las métricas de exportación, según información del último año, China se mantuvo como el tercer mercado más grande para las exportaciones de bienes y servicios de EE.UU., testimonio de la importancia de China como comprador de bienes y no sólo como vendedor, según la asociación comercial.

"De precios más bajos en los productos importados que usted compra en línea o en las tiendas a los miles de empleos bien remunerados apoyados por las exportaciones, China es un socio comercial integral", dijo Allen.