El reciente resurgimiento del nuevo coronavirus en la ciudad oriental china de Qingdao, tiene un alcance limitado y no es un brote de otoño e invierno, explicó un epidemiólogo sénior.

Qingdao se ha comprometido a completar una campaña de pruebas de ácido nucleico en toda la ciudad que cubrirá a los 11 millones de habitantes dentro de los cinco días a partir del lunes, luego de que surgiera un nuevo grupo de infecciones locales de COVID-19.

Hasta las 08:00 horas de hoy jueves se habían tomado muestras de más de 9,94 millones de personas, mientras que se habían analizado más de 7,64 millones de las muestras recolectadas. A excepción de los casos ya reportados, no se han detectado nuevas muestras positivas.

El virus, que resurgió recientemente, ha llevado al descubrimiento de 13 nuevos casos confirmados de COVID-19 hasta el miércoles. La mayoría de los nuevos casos están vinculados al Hospital de Tórax de Qingdao, que se había utilizado para tratar casos importados de COVID-19.

Según la investigación epidemiológica actual y los resultados de las pruebas de ácido nucleico, el resurgimiento no es un brote de otoño e invierno ni tiene un vínculo obvio con el feriado del Día Nacional, aseguró Wu Zunyou, epidemiólogo jefe del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Las pruebas de ácido nucleico a gran escala son un medio técnico muy importante para conocer la escala de una epidemia, señaló el experto médico.

Wu sostuvo que según el análisis de los resultados actuales de las pruebas de ácido nucleico y otra información relacionada, el alcance de la actividad de los casos notificados recientemente en Qingdao se limita principalmente al Hospital de Tórax de Qingdao.